En cuanto abrí un poco el ojo salté de la cama y desperté a Ana, era Holi y estábamos en Nepal. No perdimos ni un solo segundo en lavarnos las cara, jajaja ¿Para qué?.

 

Era temprano, no pensábamos encontrar un gran ambiente a esas horas pero nos equivocamos, las calles ya estaban teñidas de rosa, todo el mundo con una felicidad extrema gritaba ¡¡¡ Happy Holi !!!, mientras unos frotaban los polvos de colores en la cara de otros.

Éramos un blanco fácil, jajaja y nunca mejor dicho. En cuestión de segundos éramos de color rosa… azul… verde… parecíamos camaleones, era genial. Nosotras también comenzamos a lanzar los polvos de colores que habíamos comprado el día anterior.

El festival de primavera, también conocido como el de los colores y la fiesta del amor, es una antigua fiesta religiosa hindú que se celebra principalmente en India y Nepal. Actualmente también se celebra en alguna parte de Europa y América del Norte.

Desde Thamel caminamos hacia la plaza Durbar. Este trayecto que lo habíamos hecho los días anteriores en 15 minutos, este día tardamos un par de horas. Pero no había prisa, había que manchar a todo el mundo con el que nos cruzábamos, aunque ya no sólo eran polvos lo que volaban por los aires, sino agua a cubos.
Estos colores también se mezclan con agua y desde los balcones son lanzados en globos e incluso cubos enteros a los «blancos» fáciles. Al final del día todo el mundo parece un lienzo de colores.

En la plaza Durbar había un par de conciertos, uno muy cerca del otro. Uno era de música pop y el otro de música hindú, los dos con un ambiente increíble donde la gente bailaba bajo nubes de colores.

 

Según cuenta la leyenda, Joli hace referencia a Joliká, la malvada hermana del rey Hiranyakashipu y tía del príncipe Prahlada. Cuando los poderes que le fueron otorgados al rey le cegaron, creyéndose la única deidad a la que su pueblo debía adorar, el príncipe Prahlada decidió seguir adorando a Vishnu y enfureció a su padre. El rey decidió castigar a su hijo cruelmente, pero nada cambió: Prahlada no iba a adorar a su padre. Es por ello que su tía decidió que la única solución posible era matar al príncipe y le invitó a sentarse en una pira con ella, que llevaba un manto innífugo que le protegía de las llamas. Pero, en ese momento, el manto cambió de dueño y protegió a Prahlada, que vio como su tía moría abrasada por las llamas. El dios Vishnu, aquel al que adoraba el príncipe, apareció justo en ese instante y mató al rey arrogante.

20% de dto. en tu seguro de viaje con el código BLOGGERIM

Reserva tu vuelo aquí al mejor precio

Por esto la noche anterior a Holi se encienden hogueras en recordatorio de la victoria simbólica del bien sobre el mal. En la parte superior de la hoguera hay una imagen que representa a Joliká. La gente canta y baila alrededor del fuego.

 

Es el día para librarse de los errores del pasado, un día para olvidar y perdonar. La gente paga o se perdonan las deudas. Holi también marca el inicio de la primavera, y para muchos el comienzo del nuevo año.

Para terminar el día, la gente ofrece gujiya (comida típica del norte de India). Es un dulce con forma de empanadilla rellena de frutos secos rallados y tostados, khawa, cocos y un poco suji o maida (harina de trigo molido grueso o sémola).
Mathri es una especie de snack que se sirve con mango, limón o ají pepinillo junto con té. Se hace de harina, agua y semillas de comino. 
Las malpuas se sirven como postre o aperitivo. Es popular entre los vegetarianos.

Gujiya                             Mathri                               Malpuas

Y bebidas tradicionales delicacies. Chilled y bhang, que es una bebida hecha a base de hojas de cannabis que causa una leve euforia, que según la tradición, es un regalo del mismísimo dios Shiva. Es también parte de la fiesta de Holi, donde ese día todo vale.

 

 

 

Otros posts de interés:
Compártelo!