No hemos madrugado demasiado ya que ayer nuestro vuelo salió con 2 horas de retraso porque una bombilla del pasillo del avión estaba fundida y llegamos a Marrakech a las 00:30 h. Pensábamos que ya no podríamos recoger nuestro coche a esas horas ya que la oficina cerraba a las 23h, pero allí estaban, esperándonos en la salida del aeropuerto los de Goldcar. Mientras recogimos el coche en la oficina, pitos y flautas llegamos al Riad a las 02:00 de la mañana, donde también teníamos dudas de que nos abriesen la puerta, ya que íbamos sin reserva, pero no tuvimos ningún problema. Nos fuimos a dormir pensando en el gran día que nos esperaba mañana, visitaríamos uno de los lugares más ansiados de nuestro viaje: Ait Ben Haddou.

Después de un buen desayuno podemos decir que nuestro viaje de 15 días por Marruecos da comienzo poniendo rumbo a uno de los lugares más bellos y mágicos de Marruecos, Ait Ben Haddou, o eso es lo que creíamos, porque Marruecos ha resultado tener más rincones mágicos de los que nos esperábamos.

Tomamos la N9, por la que fuimos disfrutando del Alto Atlas nevado en todo momento. A unos 100km de Marrakech, antes de llegar a Tizi-n-Tichka, paramos en un mirador a pie de carretera, a unos 2200 metros de altura, desde el que divisamos el Alto Atlas atravesado por un sinfín de curvas.

DSC_2610

Ait Ben Haddou se encuentra en la provincia de Ouarzazate a 190 km de Marrakech y a 20 km de Ouarzazate. En estos primeros kilómetros comprobamos que la conducción no era tan mala como nos lo habían pintado, y es que fue una de las cosas que estuvimos pensando para decidir hacer el recorrido en coche de alquiler o en transporte público. Otra cosa de la que nos habían hablado mal era la corrupción policial, y la verdad es que había mucha policía, sobre todo a la entrada y salida de los pueblos y ciudades donde en la mayoría de ellas había un pequeño control, pero en ningún momento tuvimos problemas, simplemente, cuando te encuentras con uno de estos controles, reduces la velocidad y el policía te indica si parar o seguir adelante. A nosotras nos pararon varias veces y nos pidieron el carnet de conducir internacional y los papeles del coche, siempre muy agradables (incluso el día que nos multaron, pero eso os lo contaremos más adelante).

Cuando el GPS nos indica que estábamos a un kilómetro de Ait Ben Haddou, ante nuestros ojos aparece tan ansiada panorámica de la ciudad fortificada. Desde aquel lugar había unas vistas increíbles de aquella maravillosa Kasbah.

DSC_2618

Recorrimos ese kilómetro que nos distaba de la Kasbah hasta llegar al río, desde donde su personalidad se hizo más imponente aún. Sobre la cima de aquella colina y a orillas del río Ounilla teníamos el mejor ejemplo de este estilo de construcción de todo el país y además, el mejor conservado.

DSC_2674

DSC_2671

Las Kasbah son espacios fortificados de origen bereber donde las personas, sobre todo, se protegían contra ataques, pero también de las tormentas de arena, y el exceso de frío que podía matar el ganado. Están hechos de ladrillos de adobe (a partir de arcilla, estiércol y paja) que después de secados al sol, pueden durar siglos.

La Kasbah se dividió en dos partes, la pública, con una plaza, una mezquita y la escuela coránica; y la parte privada, un conjunto de casas en las que se diferencian las casas normales de una sola planta y con apenas decoración y las casas de las familias nobles, muy bien decoradas.

DSC_2656

Es recomendable subir al torreón que se encuentra en la cima del risco que corona Ait Ben Haddou, desde allí se puede disfrutar de unas maravillosas panorámicas de la región con el Alto Atlas como telón de fondo.

En la actualidad la mayor parte de los habitantes de Ait Ben Hadou se han trasladado al pueblo nuevo construido justo al otro lado del río, aunque aún hay gente que vive en sus casas dentro de la Kasbah. Por el día esta fortaleza se llena de vida y color para recibir a los turistas. Artesanos laboriosos dejarán su trabajo para ofrecerte souvenirs de mil colores.

DSC_2638

Pasear por sus calles te hará formar parte de un modo de vida arcaico en un decorado de película.

DSC_2689 DSC_2697

Ait Ben Haddou también se la conoce por su relación con el mundo cinematográfico, en ella se han filmado películas tan conocidas como:

Lawrence de Arabia (1962)                                      La Joya del Nilo (1985)
Jesús de Nazaret (1977)                                          The Living Daylights (1987)
La ultima tentación de Cristo (1988)                      El Cielo Protector (1990)
Kundun (1997)                                                            La Momia (1999)
Gladiator (2000)                                                         Alejandro Magno (2004)
Sahara (2005)                                                            El reino de los cielos (2005)
Babel (2006)                                                               Prince of Persia: The Sands of Time (2010)
La reina del desierto (2015)                                     Juego de Tronos

 

Podéis realizar el recorrido por la Kasbah vosotros solos o bien contratar un guía que os la enseñe y os explique su historia. Si optáis por contratar un guía es recomendable que fijéis el precio antes de iniciar el recorrido.

 DSC_2635
rentalcars
¡Compártelo!
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Youtube
Contact us