Después de encandilarnos con el oeste de Aveyron y enamorarnos con el este de Aveyron, nuestro roadtrip por Aveyron continúa, antes de finalizar, con el sur de Averyon.

Día 7 – 109 km

Gargantas del Tarn – Lozère

Ya sea en coche, en moto, en bici o en piragua, recorrer estos paisajes extraordinarios es un auténtico lujo. Aunque las gargantas del Tarn están situadas en el departamento de Lozère, merece la pena acercase si te encuentras por esta parte de Aveyron. Es famoso por las paredes calizas de hasta 500 metros de altura, que bordean el río Tarn, que circulan entre bonitos pueblos con castillos e iglesias románicas y en las que hay estupendos miradores. Estas son las paradas imprescindibles para visitar las gargantas del río Tarn.

Mirador Point Sublime

Se trata del mejor mirador de las gargantas del Tarn ya que se encuentra a 800 metros de altura. Desde aquí se tiene una panorámica privilegiada del curso del río, en el que se puede ver el Cirque des Baumes y el estrecho de Les Détroits. ¡Unas vistas que te dejarán con los pelos de punta!.

Mirador Pas de Soucy

Se trata de otro bonito mirador que se ha creado de manera natural a causa de los desprendimientos de los acantilados. Se encuentra al borde de la carretera, junto a unos puestos de souvenirs. Precio: 2€.

La Malène

Este es un pequeño y bonito pueblo ubicado bajo las grandes paredes de caliza con el castillo más antiguo conocido en Francia, del siglo VI-VII. Recomendamos alquilar una canoa, kayak o paddle con Canoë 2000 para disfrutar recorriendo el curso del río y admirar las altas gargantas que lo rodean. ¡Sin duda es una experiencia muy divertida!.

St Chely du Tarn

A este pueblo, situado al pie de los acantilados, se llega atravesando un puente formado por un sólo arco, construido entre 1880 y 1900, y desde el cual se pueden ver las famosas cascadas que surgen a los pies del pueblo. Cuenta con un gran patrimonio, entre el que destaca su iglesia románica, la Capilla de Cénaret, del siglo XII, su molino y sus callejones.

Sainte Enimie

Este pueblo medieval está catalogado como uno de los Pueblos más bonitos de Francia gracias a sus callejones antiguos de piedras y su puente del siglo XVII. También es conocido por la leyenda de la Fuente de Burle, que dice que curó a la princesa merovingia Enimie de la lepra. También es punto de partida de canoas y kayaks para recorrer el río y de senderos que recorren el río.

Grotte Aven Armand

Esta cueva no se encontraba en nuestra lista de lugares que visitar en Aveyron porque no sabíamos de su existencia. Nos alegramos de haberla descubierto y visitado porque no nos lo habríamos perdonado si hubiéramos sabido de su existencia a posteriori. Estas son las ventajas de hacer un roadtrip por tu cuenta, poder cambiar el itinerario en cualquier momento.

En el roadtrip que hicimos por los valles de Dordoña y Lot visitamos un montón de cuevas que nos fascinaron, pero ésta es, si cabe, más surrealista aún que las demás. Un bosque de 400 estalagmitas, entre las que se encuentra la más grande del mundo conocida hasta la fecha, con 30 metros de altura, se abre ante nuestros ojos tras un descenso de 100 metros en funicular. Un mundo mágico subterráneo en el que las luces, junto con las imágenes entrelazan la ficción y la realidad. Es, sin duda, una de las cuevas más bellas de Francia. Dispone de un amplio aparcamiento gratuito en la entrada. Precio: 14,50€.

Castillo de Peyrelade

Este castillo está construido sobre un promontorio rocoso que domina el valle y la entrada de las gargantas del Tarn. El Château de Peyrelade fue en la Edad Media una de las fortalezas más importantes de Rouergue pero actualmente su mayoría está en ruinas, entre las que se puede apreciar sus tres murallas, su torre en buen estado y la casa del noble. Lo mejor del castillo son las vistas desde la torre, desde donde se puede divisar el valle y la entrada de las gargantas del Tarn. Si tienes suerte podrás contemplar buitres desde muy cerquita. A los pies del castillo hay un aparcamiento gratuito. Precio: 5€.

El viaducto de Millau

Esta gran estructura, que soporta un tramo de la autopista A75 que une Clermont-Ferrand con Béziers, mide casi 2460 metros y tiene una altura de hasta 343 metros en su punto más alto sobre el río Tarn. En su momento fue el mayor desafío en Francia para los ingenieros y arquitectos tras la construcción del Puente de Normandía. El nombre de las 530 personas que trabajaron en el proyecto se introdujo en un cilindro de cobre dentro del pilar número tres del puente.

En la salida 45 de esta autopista hay un área de descanso única, con un mirador panorámico del viaducto, además de un punto de información turística y un espacio gourmet para conocer también la gastronomía de Aveyron. Si no quieres entrar en la autopista, también es posible ver el acueducto desde la D911 siguiendo estas coordenadas: 44°05’51.5″N 3°01’28.3″E.

Dónde dormir y comer en Millau

A un paso del centro, con un gran aparcamiento privado gratuito se encuentra el Hôtel Le Cévenol, un hotel tranquilo, limpio y cómodo, con habitaciones grandes y luminosas, piscina y un buen restaurante donde sirven comidas ricas típicas de la región.

Día 8 – 107 km

Peyre

Este pequeño pueblo medieval se encuentra adosado a las rocas de un acantilado. La mayor parte de las casas son trogloditas, pero lo que más destaca en Peyre es su iglesia, de base románica y fortificada en el siglo XVII, que se construyó en la misma roca. En el siglo XIX se descubrió un esqueleto de mamut en una de las cuevas del acantilado, además de muebles y un gancho de la Edad del Bronce.

Desde este pueblo también se puede ver el viaducto de Millau.

Contrata tu seguro de viaje con un 20% de descuento

Reserva tu vuelo aquí al mejor precio

Alquila tu coche con hasta un 15% de descuento

La Cavalerie

En el siglo XII, los Templarios, una de las órdenes militares más famosas de la Edad Media tomó las tierras del altiplano de Larzac. Los caballeros templarios eran muy buenos administradores de sus bienes y lograron crear un imperio económico, con lo que edificaron varios pueblos en esta zona. A lo largo de 85 kilómetros podemos encontrar algunos bastiones muy bien conservados que te transportarán a la Edad Media. La ruta templaria de Aveyron recorre las diferentes encomiendas que se crearon para asegurar la defensa de los caballeros que allí vivían. Cuando el Papa Clemente V suprimió la orden templaria en el siglo XIV, los caballeros hospitalarios heredaron las tierras que administraron durante cinco siglos.

La Cavalerie es el primero de los pueblos templarios que visitamos. Fue fundado en el siglo XII y fortificado a posteriori, en el siglo XV, por los caballeros hospitalarios. Se trata del pueblo templario más grande. Es posible acceder a las torres y recorrer los 220 metros de murallas del siglo XV. También destacan sus casas y palacetes de los siglos XV y XVII y una iglesia del siglo XVIII en la que aún se conservan vestigios de una capilla templaria.

En los alrededores se conservan dos dólmenes «El Fabière» y «L’Oustal del Jaya» y dos menhires «El Cavette» y «Montrepos».

La Couvertoirade

El siguiente pueblo templario de la ruta es La Couvertoirade. Este pueblo medieval está ubicado en pleno corazón de la Causse de Larzac, en una naturaleza salvaje y preservada. De su pasado templario y hospitalario conserva un conjunto fortificado extraordinario, y sin poderlo evitar, imaginarás a caballeros pasear por sus callejuelas o defender sus posesiones. Torres y camino de ronda de las murallas, puertas fortificadas, castillo templario de finales del siglo XII, iglesia-fortaleza del XIV, callejuelas empedradas jalonadas de casas de piedra típicas, y viejas mansiones como la casa de la Scipione y el hotel de Grailhe, hacen de La Couvertoirade un lugar de obligada visita.

Sainte Eulalie de Cernon

El siguiente de los pueblos templarios de la ruta es Sainte Eulalie de Cernon. Fue fundado en el siglo XII en un valle boscoso y acogedor. Más tarde, en el siglo XV, los caballeros hospitalarios hicieron construir fortificaciones de las que todavía hoy podemos contemplar.

Paseando por sus callejuelas se puede comprobar que es uno de los pueblos templarios mejor conservados hoy en día. Está construido en un recinto de forma trapezoidal y dentro podemos ver buenos ejemplos de arquitectura autóctona, entre la que destaca la iglesia de los templarios, del siglo XII, muros de doce metros, casas de piedra o la magnífica Place de la Fontaine.

Dónde dormir y comer en Sainte Eulalie de Cernon

Pueblo pequeño sin más opción que este alojamiento, Auberge de la Cardabelle. La habitación bastante simple, dejó mucho que desear, pero su restaurante resultó ser todo lo contrario. Comida riquísima y abundante con productos de la zona a muy buen precio. A destacar la atención y amabilidad de los camareros.

Día 9 – 135 km

Viala du Pas de Jaux

La siguiente parada en nuestro roadtrip por Aveyron es en Viala du Pas de Jaux, un pueblo templario que destaca por su inmensa torre fortificada de unos 30 metros de altura que, no sólo es la más alta de Larzac, sino de todo el departamento de Aveyron.

Esta torre fue levantada en 1430 a petición de los habitantes del pueblo para protegerse en tiempos de guerra y almacenar las cosechas de cereales, pues antes de que se construyera, cuando se encontraban en peligro, se desplazaban con sus pertenencias a cuestas, ¡a unos diez kilómetros de distancia!.

Saint Jean d’Alcas

Éste es el último de los pueblos templarios de la ruta. Saint Jean d’Alcas es un pueblo fortificado construido en 1439 para protegerse de la guerra de los Cien Años. De él, sorprende su trazado regular. Está flanqueado por cuatro torres angulares y en su interior destacan: su iglesia, construida en el siglo XIII, la sala de justicia, el adarve, y la casa de la abadesa.

Sylvanès

La abadía de Sylvanes es la primera abadía cisterciense de Averyron. Fue fundada en el siglo XII y en 1854 fue nombrado Monumento Histórico.

Su magnífica iglesia de nave única con capillas laterales aún se conserva, pero del claustro de arcos apuntados queda sólo una pequeña parte. Desde este claustro se accede a la sala capitular, de grandes dimensiones, que se destinó a sala de recepciones entre los siglos XVII y XVIII.

La iglesia ortodoxa de Sylvanes

Cerca de Sylvanès, oculta en el bosque, se encuentra una sorprendente iglesia de madera de estilo ruso ortodoxo. Si la encuentras abierta ¡es tu día de suerte!

Es el símbolo de la amistad y de los intercambios culturales y espirituales entre ambos países, Francia y Rusia. Fue construida en Rusia, transportada y reconstruida en Francia por carpinteros rusos en 1993. En la capilla oriental hay un bonito iconostasio y una rica colección de iconos de vacaciones. La capilla occidental contiene dos obras flamencas excepcionales del siglo XV.

Brousse le Château

Otro de los pueblos que visitamos en nuestra ruta por Aveyron fue Brousse le Château, que también figura entre los Pueblos más bonitos de Francia. Este bello pueblo medieval enamora a todo el que lo vista. Sus principales atractivos son: el puente gótico, las callejuelas empedradas de guijarros, las casas de piedra adornadas con flores, la iglesia fortificada del siglo XV y los restos de la fortaleza del siglo IX, de la que se conserva su recinto fortificado, su camino de ronda y sus cinco torres defensivas. También merece una visita el oratorio en el cementerio, al lado de la iglesia.

Saint Rome de Tarn

Como nos pillaba de paso hicimos una breve parada en Saint Rome de Tarn. Este pueblo se fortificó en el siglo XI para resistir a las invasiones. Actualmente su atractivo es la cascada de Baumes, que se encuentra debajo del pueblo. Es un lugar ideal para darse un baño en su pequeña playa de arena fina a orillas del Tarn.

Saint Affrique

La última parada de nuestra ruta por Aveyron es Saint Affrique.

Sin lugar a dudas, lo que más llama la atención de este lugar es su Puente Viejo, del siglo XIV, catalogado como Monumento Histórico en 1886. No es de extrañar que sea conocido como uno de los puentes medievales más bonitos de Francia. Junto al puente, también destaca la iglesia neo-gótica de Nuestra Señora de la Merced, con una imponente torre-campanario de 75 metros de altura.

Dónde comer en Saint Affrique

Nuestra última cena en Aveyron, región que nos ha fascinado y a la que no tenemos ninguna duda de que volveremos a visitar, fue en el restaurante Le chat qui dort, que ofrece un servicio exquisito, ¡casi tanto como su cena!.

Dónde dormir en Saint Affrique

No pudimos finalizar nuestro viaje de mejor manera y mejor descansadas. Nuestra elección para la última noche fue el Hôtel Le 1837, un apartamento muy completo, con salida al jardín, y unas instalaciones cuidadas con detalle, jacuzzi, hammam, piscina… ¡No sabes con qué quedarte!.

Día 10: Saint Affrique – Burgos (718 km)

Nos despedimos de esta fantástica región que se ha convertido en una de nuestras favoritas de Francia. Y eso que el listón estaba alto después de visitar Alsacia, Bretaña, Dordoña, Lot, Corrèze

Sin duda, es una ruta que recomendamos encarecidamente, a la que volveremos más pronto que tarde.

Compártelo!