Tallin es una ciudad de fácil acceso, ya no sólo en avión (aunque haya que hacer escala) sino también en ferry desde Helsinki y Estocolmo (conexión marítima con Estocolmo). Nosotras llegamos a Tallin desde Helsinki en ferry (compañías y horarios). El viaje no sólo es cómodo sino también barato (31€) y rápido, en apenas un par de horas te presentas en la capital de Estonia, así que no podíamos dejar pasar la oportunidad de visitar esta ciudad estando a 80 kilómetros. Los gigantescos barcos que realizan este trayecto entre ambas capitales varias veces al día son auténticos centros recreativos, donde todo está orientado a la “diversión”, con bares, discotecas y supermercados. Muchos finlandeses suben a este barco solamente para hacer la compra y regresan a su ciudad en el siguiente barco con un gran cargamento (hablamos de palets) de bebidas alcohólicas, ya que están libres de impuestos y en Finlandia tienen precios desorbitados.

Tallin es una ciudad pequeña por lo que es fácil de explorar a pie en un par de días, por eso es ideal para combinarla con la visita a otros países bálticos.

La ciudad antigua de Tallin se divide en dos zonas: La parte baja, llamada Vanalinn, que es la parte medieval del pueblo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997, y la parte alta o la Colina de la Catedral, Toompea, donde se asentaba la nobleza y los organismos importantes.

La ciudad vieja de Tallin es una ciudad amurallada con gran cantidad de edificios medievales. Sin duda vale la pena perderse por sus callejuelas adoquinadas, sus edificios con tejados cónicos y anaranjados, y relajarse en alguno de sus pequeños y acogedores cafés o restaurantes. Será por Vanalinn por donde comenzaremos nuestra ruta por la capital de Estonia.

Tallin 29

1. Plaza del Ayuntamiento (Raekoja Plats)

Desde hace unos siglos es el corazón de Tallin, en verano esta gran plaza está llena de terrazas y en invierno tiene el mercado navideño. A veces también se celebran juntas medievales y conciertos. En la esquina de la plaza se encuentra la farmacia más antigua de Europa (Raeapteek), del 1422.

Tallín 16

El barrio del Castillo se encuentra a espaldas de la Plaza del Ayuntamiento ocupando una pequeña colina que domina el casco viejo. Aquí encontrarás rincones como la Puerta de la Pierna Larga, que formaba parte de las defensas del antiguo castillo construido por la Orden de los Caballeros Teutónicos que dio origen a la ciudad.

Tallín 15

2. Ayuntamiento de Tallin

Es el único ayuntamiento de estilo gótico en el norte de Europa. Fue construido entre 1402 y 1404, lo que le hace ser el más antiguo de la región báltica. Arriba tiene una veleta, Viejo Tomás (Vana Toomas) que es la figura de un soldado medieval convertida en el símbolo de la ciudad.

Es posible subir a su torre (2€) para disfrutar de unas privilegiadas vistas de la ciudad, pero para ello se deben subir 250 escalones.

Tallín 05

3. Callejón de Santa Catalina

Cerca de la Plaza del Ayuntamiento se encuentra el Callejón de Santa Catalina. La preciosa Iglesia de Santa Catalina da nombre a ese pequeño pasadizo de apenas dos metros de anchura dónde varios arcos soportan muros del siglo XII. Aquí se puede visitar la iglesia y el antiguo monasterio dominico, con su espectacular claustro.

Tallin 28

4. Torre gorda Margarita – Museo Marítimo de Estonia

Las murallas de la Ciudad Vieja, construidas entre los siglos XIII y XVI, tenían una extensión de 2,4 kilómetros y 46 torreones de vigilancia. A día de hoy se mantienen 1,9 kilómetros y 20 torres, por lo que se dice que es la ciudad europea medieval mejor conservada.

La torre más conocida es la de la Gorda Margarita, de 20 m. de alto y 25 m. de diámetro, tiene adherida la puerta Rannuvärav. Está situada junto a una de las entradas a Vanalinn, concretamente la más cercana al puerto. Actualmente alberga el Museo Marítimo de Estonia y marca el inicio de la calle de la Pierna Larga, que atraviesa todo el centro histórico. De mayo a septiembre se puede subir a la torre para disfrutar de unas buenas vistas.

Tallin 22

5. Puerta de Viru

Al inicio de la calle Viru, se encuentran dos estilizadas torres con chapiteles construidas en el siglo XIV. Es parte de la muralla de la fortaleza que rodeaba la Tallin medieval. Es la entrada principal a la ciudad en el lado este, que en la actualidad lleva a Viru Street, con sus numerosas tiendas, restaurantes y cafés. Junto a ellas, hay un importante tramo de muralla bien conservada.

Tallín 09

Una vez vista la “parte baja” de Tallin, toca visitar la “parte alta”, la colina de Toompea, en la parte central de la ciudadToompea es el centro del gobierno de Estonia y el Riigikogu (parlamento). La ubicación del Riigikogu es el Castillo de Toompea, situado en la esquina suroeste de la colina y coronado por la torre Tall Hermann.

Para acceder a Toompea puedes hacerlo atravesando las murallas al final de la calle Pikk o desde la pequeña calle Lühike (de la Pierna Corta). 

6. Catedral de Alejandro Nevski

La catedral de Alejandro Nevski es una catedral rusa ortodoxa ubicada en la cumbre del monte Toompea, en el Centro histórico de Tallin. La catedral fue construida entre 1894 y 1900 y consagrada el 30 de abril de ese año.

Tallín 14

7. Miradores de Tallin

Si hay un motivo fundamental para subir a Toompea es para disfrutar de las vistas de Tallin desde sus miradores. Se puede acceder a los dos en el mismo paseo puesto que están muy cerca el uno del otro.

Desde el mirador de Patkuli se ve toda la parte vieja de la ciudad, las torres de las iglesias principales, las murallas de Tallin e incluso el puerto a lo lejos. Se accede a él por el número 5 de la calle del mismo nombre (calle Patkuli).

Tallín 18

Desde  Kohtu tendrás la mejor vista de los tejados anaranjados y fachadas de colores de la ciudad baja.

Tallín 11

Otros miradores de pago

Desde el tejado de aguja de la Iglesia de San Olaf (2€) hay una sorprendente vista de 360º de los tejados de Tallin. Actualmente el edificio tiene una altura de 124 m., pero en el siglo XII midió 159 m. esto le hizo ser el edificio más alto de Europa durante 200 años.

Otro mirador de pago es el de la torre del Ayuntamiento (2€) hasta el cual hay que subir 250 escaleras para poder disfrutar de tan fantásticas vistas.

La Torre de la Televisión de Tallin es un símbolo de la Tallin soviética. Es el edificio más alto de la ciudad (314 metros) y ofrece espectaculares vistas. Precio y horarios aquí.

También es posible subir al piso 24 del hotel Radisson Blu de manera gratuita.

Tallín 21

8. Palacio Kadriorg

En el parque más grande de Tallin se encuentra el Palacio Kadriorg , originariamente llamado Catherinethal (valle de Catalina). Este gran palacio fue mandado construir por el zar Pedro el Grande de Rusia, fundador de San Petersburgo, para su mujer Catalina tras la conquista rusa de Estonia. Actualmente este palacio de estilo barroco petrino alberga el Museo de Arte Extranjero que contiene obras de arte desde el siglo XVI hasta el siglo XX.

Tras el edificio están los bellos jardines del palacio con un estanque y en el otro extremo se encuentra la residencia del Presidente de la República.

Tallin 26

9. Iglesia de San Olaf

Sin duda alguna, lo que más llama la atención de esta iglesia es la torre de 124 metros acabada en un puntiagudo tejado.
Aunque la altura original era de 159 metros, numerosos incendios, provocados en su mayoría por los rayos que impactaban en las tormentas, fueron restando metros a la torre.
No obstante, este edificio siempre podrá presumir de que, entre los años 1549 y 1625, fue el más alto del mundo.

Tallín 01

10. Catedral de Santa María la Virgen

Este fascinante símbolo de la historia de Estonia mezcla estilos arquitectónicos que datan del siglo XIII. Se supone que en esta época fue construida en madera, cuando los daneses conquistaron Toompea. Posteriormente el obispo de Lund la mando construir en piedra dedicándola a Valdemar II, y la dieron el nombre de La Santísima Virgen María. Su campanario fue construido bastante después sobre el siglo XVII, de estilo barroco. Su interior está decorado con una buena colección de escudos.

Cerca se encuentra la iglesia de San Nicolás, es una iglesia medieval dedicada al patrón de los pescadores y marineros construido en el siglo XIII. Fue parcialmente destruida en el bombardeo soviético de Tallin en la Segunda Guerra Mundial. Después de la restauración se ha utilizado como un museo de arte y sala de conciertos.

11. Iglesia del Santo Espíritu

La iglesia del Santo Espíritu es otro de esos lugares que no hay que perderse cuando viajamos a Tallin, y es que esta iglesia gótica ostenta varios récords, como por ejemplo el de ser el edificio religioso más antiguo de la ciudad (siglo XIII), poseer la torre más antigua de Estonia (1433) y tener el reloj más antiguo de Tallin (1684).

Tallin 25

Dónde comer

Situado a escasos metros de la plaza del Ayuntamiento se encuentra probablemente uno de los restaurantes más turísticos de Tallin. Ambientado al estilo medieval, iluminado con velas y con camareros ataviados con trajes también de la época. Los platos intentan respetar la gastronomía del norte de Europa en aquellos tiempos. Es obligatorio probar la cerveza negra con miel y la cerveza rubia con canela. Es obligatorio usar su baño medieval antes de dejar el restaurante. Tiene carta en castellano. Para reservar aquí.

Tallin 20

Es habitual encontrarse por el centro de Tallin puestos ambulantes donde poder comprar almendras garrapiñadas y bebida caliente.

Tallin 19

Lo mejor de Tallin es simplemente dejarse llevar por sus calles, recorrer sus murallas y disfrutar desde sus miradores. Una ciudad que forma parte de un país marcado a fuego por la presencia rusa (hay que recordar que Estonia logró la independencia en 1990 tras más de dos siglos de ocupación).

iati

 

Compártelo!