Nueva York es una de las ciudades más llamativas de Estados Unidos para pasar unas vacaciones inolvidables, llena de sitios emblemáticos, tiendas, restaurantes, y teatros. Teniendo así la oportunidad de experimentar de primera mano lo que es estar en “la ciudad que nunca duerme”. Esta gran metrópolis pondrá a tu disposición infinidad de actividades, desde recorridos a sitios culturales como el Museo Americano de Historia Natural, la Biblioteca Pública de Nueva York, o el Monumento Conmemorativo del 11-S, pasando por edificaciones con un diseño y construcción que maravillan, como el Empire State y la Estatua de la Libertad, hasta llegar a sitios famosos y con vida propia como Times Square.

Pero Nueva York no sólo ofrece a sus visitantes pasar unos días entre grandes edificios y teatros, pues en pleno centro se encuentra un atractivo turístico que te permitirá conectar con la naturaleza, hacer clic y transportarte a un ambiente tan tranquilo que te dará la impresión de que estuvieras lejos de la gran ciudad. Este gigantesco parque es Central Park, que ocupa alrededor de 340 hectáreas, con zonas llenas de árboles, praderas, lagos artificiales y cascadas. Este lugar es ideal para recorrerlo con calma, pues, a medida que avances, irás descubriendo sitios que quedarán en tu recuerdo, como el Castillo de Belvedere, el Jardín de Shakespeare o Bethesda Fountain, y podrás tomarte una fotografía en la estatua de Alicia en el país de las maravillas.

Pero ¿sabéis qué? Éste no es el único sitio en Nueva York que permite alejarse del bullicio de la ciudad y ponerse en contacto con la madre naturaleza. A las afueras puedes encontrar varios parques naturales asombrosos que no te puedes perder. Para que los puedas visitar sin problema te recomendamos alquilar un coche, así viajarás más cómodo, podrás realizar las paradas que consideres necesarias, ahorrarás dinero y, sobre todo, serás dueño de tu propio tiempo.

Aquí te dejamos cuatro atractivos naturales cercanos a La Gran Manzana.

Parque Estatal Bear Mountain

La primera parada que puedes realizar en un roadtrip por esta zona es en el Parque Estatal Bear Mountain. Esta reserva natural queda a 70 km aproximadamente de Manhattan. Es un plan ideal para disfrutar de un día relajante en contacto con la naturaleza. En este lugar podrás recorrer senderos en bicicleta, nadar, ir de pesca, navegar en canoa o incluso hacer trekking. Adicionalmente, puedes pasar por el puente de Bear Mountain para obtener espectaculares paisajes panorámicos del Valle de Hudson.

Watkins Glen State Park

A unas tres horas aproximadamente, encontrarás a Watkins Glen State Park, un parque conocido por sus cascadas, lagos cristalinos y colinas. En este tesoro  natural podrás acampar, pasar una tarde de picnic, pescar y pasear por caminos donde podrás ver muchas clases de árboles y vegetación; además de túneles estrechos tallados en la roca y puentes colgantes. A lo largo del recorrido encontrarás letreros con información sobre el clima, la geología, la fauna y la flora, que te ayudarán a entender mejor la diversidad de este destino turístico natural.

Panama Rocks Scenic

Otro sitio que no puedes dejar de visitar es el parque Panama Rocks Scenic. Allí encontrarás enormes formaciones rocosas cubiertas de musgo, senderos con estrechos pasillos, cuevas escondidas y grietas de gran profundidad que podrás escalar, explorar y recorrer con mucha precaución y espíritu aventurero. Disfrutando así del paisaje desde múltiples perspectivas. En este parque también podrás degustar la comida local y participar en actividades y juegos como el lanzamiento de hachas en Axcellent Adventures.

Niagara Falls

Podemos aprovechar nuestro coche de alquiler para llegar a Niagara Falls, una maravilla natural ubicada en la frontera entre Canadá y Estados Unidos, con una  anchura de 1.000 metros y 54 metros de caída. Allí podrás disfrutar de una asombrosa vista a bordo de “La Doncella de la Niebla”, un barco que te llevará a pocos metros de las cataratas para sentir la fuerza de la caída del agua y su magnitud. Otra de las formas que puedes explorar este lugar es caminando por pasarelas bajo la cascada o pasando a través de túneles que van por detrás del agua. Una vez que llegues a este destino natural, puedes contemplar la posibilidad de quedarte a pasar la noche en alguno de los hoteles cercanos o cruzar al lado canadiense para ver las cataratas desde otra perspectiva y conocer algunas poblaciones cercanas.

Recuerda que es importante preguntar en la agencia de alquiler de coches los requisitos para cruzar la frontera. Además, para estos destinos, no olvides meter en la maleta ropa y calzado cómodo, chaqueta y/o chubasquero, agua y protección solar.

Esperamos que te haya gustado el post. Si es así ¡compártelo! y cuéntanos qué otros atractivos naturales conoces cerca de Nueva York.

Otros posts de interés:
Compártelo!