Sabíamos que nuestra primera semana en Indonesia iba a ser dura. Apenas aterrizamos en Yakarta cogimos un vuelo a Borneo para pasar tres días entre orangutanes y de allí volamos a la isla de Java para visitar los tempos de Borobodur y Prabanam y disfrutar del amanecer en los volcanes Ijen y Bromo. Al volcán Bromo es donde iríamos a ver amanecer en nuestro quinto día en Indonesia, y para eso nos dirigimos al parque nacional Bromo Tengger Semery, en el macizo de Tenggeren, al este de Java.

El parque natural destaca por poseer el único mar de arena volcánica de Indonesia, además del complejo volcánico surgido de la caldera del antiguo volcán Tennger. En total se han formado cinco volcanes dentro la extinta caldera: el monte Bromo (2.329 m.) que expulsa humo sulfuroso constantemente, el monte Batok (2.440 m.) el único inactivo a día de hoy; por eso en sus laderas hay algo de vegetación, monte Kursi, monte Watangan y el monte Widodaren, que alberga una cueva del mismo nombre, considerada sagrada por la población local.

Bromo amanecer 02

En la zona sur del parque nacional, existe otro grupo volcánico, donde destaca el monte Semeru (3.676 m, el punto con mayor altitud de Indonesia), uno de los más activos de Indonesia. Cada 20 minutos arroja una nube de vapor y humo, a veces acompañada de cenizas y piedras.

Nos alojamos en Yoschi’s hotel Bromo, un hotel básico en Ngadisari Village, un pueblo muy tranquilo de gente humilde con un precioso entorno. Dispone de un restaurante donde se puede comer un buen nasi goreng y tomarse una cerveza por un precio asequible. También tiene un agradable jardín donde poder pasar un rato, aunque eso era precisamente lo que nos estaba faltando en este viaje, ratos para descansar, esperábamos que el ritmo cambiase en los próximos días.

Bromo volcán 12

Bromo hotel

Bromo volcán 13

Eran las 02:45h. de la madrugada cuando sonó el despertador, teníamos 15 minutos para prepararnos antes de que nos recogiese el jeep a las 03:00h. Dejamos nuestro equipaje en la habitación, que recogeríamos a la vuelta ya que pararíamos allí a desayunar antes de continuar camino a Sempol donde veríamos al día siguiente el “Blue Fire” en el volcán Ijen. Nos abrigamos bien, y cuando salimos fuera del hotel ya nos estaba esperando el jeep que nos subiría hasta el mirador Love Hill  desde donde veríamos amanecer, ya que el Penanjakan estaba cerrado por obras.

Dentro del Parque Nacional de Bromo Tengger Semeru hay cuatro miradores: el Penanjakan 1 y el Penanjakan 2 son los más visitados. El Kingkong Hill y Love Hill son dos alternativas menos concurridas.

mapa bromo_2

La carretera estaba en bastante malas condiciones, tenía grandes baches y bastante desnivel, por lo que subir sin 4×4 seguro que resulta bastante complicado. Vimos subir a algún turista en moto y andando.

La forma más fácil para los que quieran llegar al volcán Bromo andando es desde el pueblo Cemoro Lawang, ya que es el más cercano y se tarda unos 45 minutos hasta el volcán y unas 2 horas hasta el mirador del Monte Penanjakan (2.770m.)

Bromo Love Hill 01

Tardamos 70 minutos en llegar hasta el mirador Love Hill. Cuando llegamos ya había bastantes jeeps aparcados a ambas orillas de la carretera. El conductor nos dejó donde empiezan las escaleras para subir al mirador y se fue a aparcar, hicimos foto a la matrícula para después poder encontrar nuestro jeep, ya que aunque fueran de distinto color, todos eran iguales y había docenas de ellos. Comenzamos a subir hasta que encontramos un hueco libre donde colocar la cámara. No sabíamos si era buen sitio o no porque estaba totalmente oscuro. Hacía bastante frío, nos habíamos abrigado, pero no lo suficiente, pero estos indonesios que se las saben todas, alquilaban abrigos y sillas por 2000 IDR para que puedas disfrutar del amanecer calentito y cómodo.

Un buen rato después comenzó a aparecer una luz muy tímida que nos permitió ver la silueta del volcán Bromo, pero aún tendríamos que esperar para poder apreciar perfectamente aquella espectacular estampa que parecía el decorado de una película de ciencia ficción. Nos sentíamos afortunadas de estar allí, de poder disfrutar de aquella imagen que tantas veces habíamos visto en fotos, de tan increíble lugar.

Bromo amanecer 05

A toro pasado podemos decir desde nuestra humilde opinión que no merece la pena madrugar ya que lo que realmente merece la pena son las vistas más que el propio amanecer en sí, y para eso lo ideal es subir a cualquiera de los miradores después de amanecer, cuando la gente se haya marchado, para disfrutar de una soledad y un silencio que pone los pelos de punta ante tan espectacular capricho de la naturaleza.

Bromo amanecer 04

Ya había amanecido del todo y el 98% de la gente fuimos en busca de nuestro vehículo, así que formando una fila india de jeeps pusimos rumbo al mar de arena donde nos dejó nuestro vehículo para comenzar el ascenso al cráter del volcán Bromo.

Bromo Love Hill 02

Desde donde nos dejó el jeep hasta llegar a la falda del volcán tuvimos que atravesar una explanada de arena volcánica durante un par de kilómetros conocida como “el mar de arena”. Este mar de arena de Tengger es reserva protegida desde 1919 y cubre un área total de 5.250 hectáreas a una altitud de aproximadamente 2.100 metros.

Bromo volcán 07

Bromo volcán 08

En esta explanada se encuentra el templo hindú Pura Luhur Poten, sin apenas encanto. Esto es de entender al encontrarse en una zona volcánica activa.

Bromo volcán 15

Continuamos hasta llegar a las 250 escaleras que teníamos que subir si queríamos llegar al cráter humeante del volcán Bromo.

Bromo volcán 09

Una vez arriba no sólo impresiona ver el interior del volcán Bromo sino las vistas increíbles al mar de arena y al resto de conos volcánicos.

Bromo volcán 04

Bromo volcán 03

No es recomendable permanecer más de 15 minutos al borde del cráter, ya que los gases que despide el volcán son tóxicos y es fácil acabar con dolor de cabeza. En estos lugares excepcionales es donde somos conscientes de lo pequeños e indefensos que somos ante la fuerza de la naturaleza, pero aún así podemos disfrutar de ella y de las cosas extraordinarias que nos ofrece.

Bromo volcán 05

Bromo volcán 06

Los Tenggerese, son una minoría étnica hindú que pueblan las ardientes montañas Tengger. Alrededor de 500.000, están dispersados en unas treinta de aldeas aisladas en las montañas. Son básicamente agricultores o pastores nómadas, pero algunos de ellos han querido sacar fruto del turismo y cada mañana reciben a los viajeros para ofrecerles un caballo que les transportará e su lomo durante un par de kilómetros a través del “mar de arena” hasta las escaleras que ascienden al cráter del monte Bromo. Recomendamos no coger estos caballos, son de raza pequeña y suben totalmente ahogados. Con un mínimo de forma física se puede hacer. Nosotras tardamos 40 minutos desde el jeep hasta la cima a un ritmo suave.

Bromo volcán 01

La principal fiesta de los Tenggerese es el “Yadnya Kasada“. Cada año, en el decimocuarto día de la Kasada, cientos de peregrinos se congregan en el Pura Luhur Poten, el templo hindú que se encuentra en el “mar de arena”, para pedir bendiciones. Acto seguido, la multitud sube a la cima del Bromo esparciéndose por el borde del cráter para lanzar sus ofrendas a la caldera del volcán (arroz, frutas, hortalizas, cabras, pollos e incluso vacas) mientras recitan una oración para que el Dios de la montaña les otorgue felicidad, salud y no se enfurezca y mande ríos de lava hacia sus aldeas. A pesar del peligro, algunos se lanzan al cráter para recuperar los bienes ofrecidos, ya que se cree que traen buena suerte, pero algunos no pueden evitar caer a la caldera perdiendo la vida.

Bromo volcán 10

A las 8:30 de la mañana llegábamos al hotel a desayunar, sin entretenernos ya que teníamos 5 horas de camino, recogimos nuestras mochilas y pusimos rumbo a nuestro hotel en Sempol donde dormiríamos un par de horas antes de subir al volcán Ijen para ver el “Blue Fire”.

Recomendaciones:

  • Lleva ropa de abrigo. A esta altitud y por la noche hace mucho frío, unos 5ºC.
  • Lleva un pañuelo o máscara para taparte del polvo y del humo tóxico.
  • Lleva agua. Aunque puedes comprarlo en el mirador o durante el trayecto al cráter.
  • No cojas un caballo para llegar a la falda del volcán, como hemos dicho antes, son de raza pequeña y suben ahogados. No hace falta tener una forma física extraordinaria, marcándose un ritmo lento cualquiera puede llegar a la cima.
  • Contrata un buen seguro de viaje, nosotras te recomendamos Iati. Por ser lector de Vipavi puedes disfrutar de un 5% de descuento contratando desde aquí.

rentalcars     iati

Compártelo!