York es una histórica ciudad fortaleza del norte de Yorkshire, Inglaterra. Esta pequeña ciudad ha jugado un importante papel en sus 2000 años de historia. Fue fundada en el año 71 por los romanos y la convirtieron en una de las dos capitales de la Britania romana. Los vikingos tomaron la ciudad en el 866 y la rebautizaron con el nombre de Jórvic. Se instalaron durante algo más de un siglo por lo que dejaron una gran influencia de las costumbres escandinavas. Fue sobre el año 1000 cuando pasó a llamarse definitivamente York.

Durante la Edad Media fue considerada la ciudad más rica de Gran Bretaña después de Londres. Esta riqueza se debió a su gran auge comercial ligado a la lana. Su declive vino tras la Guerra de las Dos Rosas, a finales del siglo XV, con la disolución de los monasterios y sus 40 iglesias y la caída del comercio de lana.

Nos atrevemos a decir que York es una de las ciudades más bellas que podemos visitar en toda Gran Bretaña y os vamos a enumerar todo lo que ver en York. Eso sí, te recomendamos organízate bien, recuerda que estás en Inglaterra y los sitios turísticos (y los no turísticos) cierran bastante pronto, sobre las 17h. Además, las entradas son caras, así que seguramente te salga más a cuenta comprar el York Pass, disponible para uno, dos o tres días que no sólo incluye actividades en la ciudad de York, también por todo Yorkshire.

1. La catedral – York Minster

La catedral de York es la segunda catedral gótica más grande del norte de Europa, después de la de Colonia, con 158 metros de largo y 76 metros de ancho. Alberga más de la mitad de las vidrieras medievales que han sobrevivido en toda Inglaterra. El edificio actual, que se construyó en varias fases durante un periodo de 250 años entre los s.XII y XV, tiene aproximadamente 800 años, y es como mínimo la segunda catedral que se erige en este lugar. El origen de la York Minster se encuentra en una pequeña capilla construida en madera a principios del siglo VII. La amplia nave y la sala capitular son de estilo gótico inglés decorado, el coro es de estilo gótico perpendicular y la nave transversal de estilo gótico primitivo inglés. En la nave se encuentra la vidriera West Window, construida en 1338 y sobre la capilla de la Virgen, se encuentra la Great East Window, terminada en 1408. Una verdadera joya.

Su nombre completo es «Catedral e iglesia metropolitana de San Pedro en York«. En inglés, la denominación «York Minster» hace referencia al título honorífico de minster, que corresponde a iglesias de fundación monástica en época anglosajona.

Entrada: 10£ – Incluido en la York Pass. La entrada de la catedral tiene validez de un año y es transferible.

York - Catedral 01

Subir a la torre de la catedral

En tu visita a la catedral no debes dejar de subir a su torre si tus condiciones físicas te lo permiten. Debes saber que para llegar a la parte más alta de la torre de la catedral de York deberás subir 275 escalones y la escalera de acceso es muy estrecha y empinada.

Se puede decir que el ascenso se divide en dos partes: El primer tramo te llevará hasta el tejado de la catedral, (mientras coges aliento puedes disfrutar de unas primeras vistas de la ciudad de York) que deberás atravesar para llegar a la escalera donde da comienzo el segundo tramo de ascenso hasta la torre central, la parte más alta.

Entrada: 5£ – No está incluido en la York Pass.

York - Catedral 02

2. Jorvik Viking Centre

Es una de las atracciones turísticas más importantes del Reino Unido fuera de Londres. Se trata de una reconstrucción del poblado vikingo de Jorvik (York) once siglos atrás.

Lo primero que encontramos al entrar es Coppergate, una excavación con objetos de más de 1.000 años de antiguedad, que ayudan a entender cómo vivieron. El recorrido a través de «la ciudad» se realiza en un cochecito que dispone de un sistema de audio en varios idiomas (español entre ellos), que te irá contando cómo era la vida vikinga en York. El último tramo de la visita se trata de una exposición en la que volvemos a ver objetos de la época, restos humanos y varios «vikingos» que nos enseñan los oficios de entonces. Además, podrás ver una exposición que explica el final de los vikingos.

Al igual que el de la catedral, la entrada del Jorvik Viking Centre tiene validez de un año.

Entrada: 11£ – Incluido en la York Pass

York - Jorvik Centre

3. Torre Clifford

La Torre Clifford’s es lo poco que queda del Castillo de York. Fue construida por Guillermo el Conquistador en 1068, para hacer frente a la rebelión del norte y luego fue reconstruida por Enrique III en el siglo XIII. Su interior ha servido como prisión y casa de la moneda real, además de ser el lugar donde se exhibían los cuerpos de los enemigos.

Las vistas desde aquí no son tan buenas como desde la torre de la catedral, pero aún así merecen la pena.

Entrada: 5£ – Incluido en la York Pass

York - Torre Clifford

4. Museo del Castillo de York

Este museo se encuentra frente a la torre Clifford. Un museo en el que puedes encontrar miles de objetos (ropa, juguetes…) de la vida cotidiana británica de distintas épocas desde hace 400 años. Lo que más impresiona del museo es poder pasear por una calle victoriana perfectamente recreada. Este museo está cargado de historia, ya que ha sido construido en lo que fue la prisión en la época medieval. De hecho, parte del recorrido pasa por los escalofriantes calabozos. Para contrastar, hay zonas divertidas y coloristas, como la dedicada a los años sesenta.

Entrada: 10£ – Incluido en la York Pass

York - Museo del castillo de York

5. Ruinas de la Abadía de St. Mary

Las ruinas de esta abadía benedictina se encuentra en lo que ahora son los jardines del Museo de Yorkshire, al oeste de la catedral. La Abadía original se fundó en 1055 y estaba dedicada a San Olave. Fue refundada en 1088 por Guillermo II. Las ruinas supervivientes se remontan a la restauración que se empezó en 1271 y se terminó en 1294.

Esta abadía fue en su tiempo una de las mayores y más ricas congregaciones benedictinas del norte de Inglaterra. Se decía que los abades de Santa María eran muy mundanos y la abadía destacó en las primeras baladas medievales de Robin Hood. Sin embargo, en 1539, durante la disolución de los monasterios por orden de Enrique VIII, fue cerrada y destruida. Los hallazgos de las excavaciones se muestran en el Museo de Yorkshire.

Sus hermosos jardines son ideales para hacer un picnic.

Entrada: gratuita

York - Ruinas Abadía St Mary

6. Museo del Chocolate

Mientras otras ciudades inglesas hacían fortuna con el acero, York lo hizo con el chocolate. La fábrica de York Chocolate Story es un museo interactivo en el que dan a conocer la historia del chocolate de York en una visita guiada en inglés. Este museo de tres plantas se encuentra en plena ciudad, y en él podréis conocer la historia del chocolate, probar los diferentes tipos de chocolate de la marca «Quality Street» y preparar un comestible recuerdo.

Entrada: 11,5£ – Incluido en la York Pass

York - Museo del chocolate

7. Callejear

El paso de algunas de las civilizaciones más importantes de la historia han dejado huella en esta ciudad. Al pasear por sus bellas calles descubrirás rincones que te dejarán impresionado, callejones que mantienen un gran ambiente medieval y grandes secuelas de origen romano, como su muralla de casi cinco kilómetros que rodea la ciudad.

Contrata tu seguro de viaje con un 20% de descuento

Reserva tu vuelo aquí al mejor precio

Alquila tu coche con hasta un 15% de descuento

Una de las calles de visita obligada es la calle Shambles. Para los que son fans de Harry Potter quizás lo conozcan como el Callejón Diagon, pues fue en Shambles donde se inspiraron para crear su versión cinematrográfica. En uno de los extremos de la calle se encuentra «la tienda que no puede ser nombrada», donde podrás comprar todo del mundo Potter. Seguramente tengas que hacer cola para entrar, pero no te preocupes, para hacerte amena la espera te pondrán a prueba con preguntas sobre la saga. La escena de cuando Harry va por primera vez con Hagrid a la estación de King Cross también está rodada en York, concretamente en la estación de tren.

York - Callejear

El centro de York está lleno de pequeñas callejuelas y pasadizos llamados snickelways. Son callejones “secretos” del medievo que te llevan a calles interiores misteriosas.

Si quieres vivir una noche de misterio, espíritus y fantasmas por estos callejones de York, puedes unirte a uno de los tours que salen cada noche desde el pub The King’s Arms – Ouse Bridge a las 20h. No es necesario reservar y cuesta 5£.

York - Callejear 02

8. La muralla

Las Murallas de York fueron levantadas hace más de 1900 años por los romanos, que hicieron de la ciudad su fortaleza. Esta construcción que llegó a medir 5 kilómetros no siempre ha mantenido el notable estado de conservación que se puede observar hoy en día. De hecho, en 1800 se decretó derrumbar estas murallas que habían caído en desuso e impedían la expansión de la ciudad. Afortunadamente fue tan fuerte la oposición que se puedo evitar.

York - Muralla

Además de las cuatro entradas principales; Micklegate Bar, la principal puerta de ingreso a la ciudad construida en el S.XII; Bootham Bar, la más antigua de todas, puesto que se construyó en el S.XI; Monk Bar y Walmgate Bar; la muralla de York contaba con seis entradas secundarias y 44 torres, entre las que destaca la Torre Multiangular, que fue construida durante el mandato del emperador Severus entre los años 209 y 211.

Lamentablemente tres de las entradas secundarias, cinco torres y casi 300 metros de muralla se perdieron antes de que se comenzase la conservación de la muralla.

En York aún rige una norma que permite a un inglés matar a un escocés con arco y flecha si éste se encuentra intramuros, cualquier día de la semana excepto los domingos.

9. Paseo en barco

Siempre viene bien tomarse un pequeño relax cuando visitas una ciudad como York. Una de las mejores maneras de hacerlo es haciendo un pequeño crucero por el río Ouse. De esta manera podrás llevarte otra perspectiva de la ciudad y conocer más sobre su historia y de su anterior prosperidad como puerto interior. ¿Y qué mejor manera que hacerlo mientras navegas por el mismo río por el que llegaron romanos y vikingos a la ciudad de York?.

Si no se dispone de la York Pass puedes comprar los tickets para el York City Cruises en la oficina situada junto al embarcadero del puente Lendal. El recorrido dura una hora y la explicación se hace en inglés. Se puede subir al barco en el embarcadero de King’s Staith (10.30h, 12.00h, 13.30h y 15.00h) o en el de Lendal Bridge (10.40h, 12.10h, 13.40h y 15.10h).

Entrada: 8,55£ – Incluido en la York Pass

York - Barco City cruises boat

10. Autobús turístico

El tour de City Sightseeing en York es la manera más cómoda de conocer la ciudad. Puedes acceder a la ruta del autobús en 20 paradas distribuidas por la ciudad y podrás subir y bajar cuantas veces quieras para ver las principales atracciones turísticas. Además dispone de una audio guía en nueve idiomas (incluido español). El billete dura 24h.

Precio: 14,50£ – Incluido en la York Pass

York - Bus Turístico

11. Museo de Yorkshire

El Museo de Yorkshire se encuentra junto a las ruinas de la abadía de Santa María. Fue oficialmente abierto en febrero de 1830, lo que lo convierte en uno de los museos que más tiempo lleva abierto en Inglaterra.Tiene cuatro colecciones permanentes:

La de arqueología cuenta con casi un millón de objetos. La antigüedad de los mismos va desde el año 500.000 a.C. hasta el siglo XX. Cuenta con piezas bastante destacadas, como por ejemplo el Casco romano de Coppergate, el Ormside Bowl o la espada Cawood.

La de biología cuenta con aproximadamente 200.000 especímenes. Una gran parte de esta colección muestra insectos, aunque también podremos ver restos de elefantes, osos cavernarios o incluso hienas de la cueva de Kirdale, del Período Cuaternario.

La de geología, con unos 112.500 especímenes diferentes de rocas, minerales y fósiles.

Y la de astronomía, que se encuentra en el Observatorio de los hermosos jardines del museo.

Precio: 7,5£ – Incluido en la York Pass

Dónde aparcar en York

El casco viejo de York es peatonal, la zona más próxima para aparcar es extramuros. El precio por una hora es 60p, por dos horas 1£, por cuatro horas 1.60£ y hasta 24 horas 2£. Bastante buen precio teniendo en cuenta que nos encontramos en Inglaterra.

Se puede aparcar gratis en los parkings Park&Ride que se encuentran a las afueras de la ciudad, y para llegar al centro tendrás que hacerlo en bus.

Otros posts de interés:
Compártelo!