Parece ser que Manarola es el pueblo más viejo de los cinco que componen Cinque Terre, como atestigua una piedra angular de la iglesia de San Lorenzo que data de 1160. Esta localidad de coloridas casas enclavadas en la roca, tiene su propio dialecto, el manarolese, ligeramente diferente de los dialectos de la zona.

Si quieres saber cómo llegar, cómo moverse y dónde alojarse en Cinque Terre te lo contamos todo aquí

DSC_9157

Manarola, al igual que los otros pueblos que componen Cinque Terre, han vivido de la pesca y la viticultura. En la actualidad la mayor fuente de ingresos proviene del turismo.

Su principal atractivo es perderse por sus coloridas callejuelas, disfrutar de sus restaurantes, y como no, degustar una focaccia, un pan suave y esponjoso, realizado con especias y aceite de oliva. No se puede abandonar esta localidad sin probar su vino, llamado Sciacchetrà, es especialmente renombrado por su gran calidad.

Si se llega a Manarola en tren, se debe atravesar un túnel que conecta la estación con el pueblo, y enseguida te encontrarás en su calle principal, llamada “Via di Mezzo” repleta de restaurantes, bares y negocios de artesanos donde se pueden adquirir divertidos souvenirs.

DSC_9175

También merece una visita la iglesia de San Lorenzo (patrón del pueblo), está dedicada a la Natividad de la Virgen María. Fue construida en estilo gótico en 1338. Destaca en su fachada el portal decorado con un bajo relieve que representa el martirio de San Lorenzo, pero sobre todo destaca el rosetón de doce columnas. La torre del campanario del siglo XIV era un antiguo edificio defensivo.

Tres caminos obligatorios que recorrer en Manarola

El primero de ellos se coge poco antes de llegar a la iglesia de San Lorenzo a la izquierda, indica el camino a Volastra.

DSC_9151 DSC_9161

Además de las espectaculares vistas que se obtienen de Manarola con el mar de fondo, también se pueden observan plantaciones de viñedos, olivos y cultivos de hierbas aromáticas como el orégano y el tomillo, que ayudan a conservar los sabores de antaño.

El segundo camino es el que sale desde la plaza donde dejan las barcas a la derecha según miras al mar. Éste está mucho más concurrido.

DSC_9203

Y el tercer camino es el más famoso y concurrido de Cinque Terre, la Via dell’Amore que une Manarola con Riomaggiore, y que fue, en parte, excavado en la roca a pico y pala, entre 1920 y 1930, por los obreros que trabajaban en el nuevo trazado de la vía ferroviaria que unía Genova con La Spezia. Su nombre viene de que en la actualidad lo recorren muchas parejas de enamorados.

Si tienes intención de hacer este camino deberías informarte si el posible recorrerlo, ya que dependiendo de la época del año puede estar cerrado a causa de los temporales. (Si quieres saber más sobre los senderos consulta nuestros datos prácticos)

rentalcars

¡Compártelo!