Hoy el calor no nos saca de la tienda y nos hacemos las remolonas hasta las 7am. Compramos el desayuno y algún que otro tentempié para el resto del día en el Spar de Opuwo. Es muy curioso ver a mujeres Himba y Herero hacer la compra en el supermercado, donde hay más ambiente tribal que en el poblado donde estuvimos ayer. Petroglifos

Tenemos que deshacer el camino andado por la C40 casi hasta Outjo y desde allí poner rumbo al Parque Nacional Etosha por la C38.  Será en Okaukuejo donde pasaremos la primera de las tres noches que estaremos dentro del parque, pero antes de llegar a tan ansiado lugar, hacemos una parada para ver los petroglifos de Kamanjab.

Estos petroglifos se encuentran a unos 4 km de Kamanjab en dirección a Outjo, pero para poder acceder a ellos hay que atravesar una verja cerrada que hay a la orilla de la carretera. No hay nadie allí, así que tendrás que acercarte hasta el lodge Okki Koppi donde te proporcionarán la llave. Cobran 60NAD/per y 100NAD de fianza (que te devolverán al dejar la llave).

DSC_9124

Lodge Okki Koppi, donde aprovechamos a beber una Savanna.

Con la llave en mano deshacemos 4 km hasta la indicación de los grabados en roca de Peet Alberts, propietario de aquellas tierras de arte rupestre en el momento de su descubrimiento en 1928.

DSC_9176 DSC_9126

Atravesamos la verja que abre aquella llave para introducirnos durante 2,5 km por un camino de arena que termina en una pequeña explanada donde dejamos el coche.

El termómetro marca 35ºC cuando atravesamos una pequeña puerta que protege los petroglifos de los animales. Comenzamos a ascender por una pequeña colina donde flechas de color blanco pintadas en piedras señalan el camino hacia los grabados.

DSC_9129 DSC_9131

A pesar de llevar pocos minutos andando el calor hace mella en nosotras, y el corto camino sin sombras se nos hace duro hasta encontrar los primeros grabados, que son creados por la tribu de los bosquimanos hace 2.000 años.

DSC_9133

Jirafas, orix, cebras y gallinas de Guinea perfectamente definidos van apareciendo a cada paso que damos. A pesar de saber que es uno de los lugares de Namibia más ricos en calidad y número de petroglifos (unos 1.500) nos quedamos sorprendidas. No todo son animales, también vemos dibujos abstractos, círculos, estrellas, una especie de panal y huellas de pies de niños.

DSC_9164 DSC_9169

DSC_9158 DSC_9150

20% de dto. en tu seguro de viaje con el código BLOGGERIM

Alquila tu coche con hasta un 15% de descuento

Reserva tu vuelo aquí al mejor precio

El grabado más grande e impresionante de Namibia se encuentra entre estos petroglifos, una jirafa que mide 330 cm., nosotras no la vimos.

DSC_9142_

Devolvemos la llave y ponemos dirección a Etosha. Cuando salimos al cruce una mujer Himba está haciendo autostop, su poblado está a 21 km de allí en nuestra dirección, así que la invitamos a subir al coche. Pensamos que era una nueva oportunidad para no marcharnos de allí con ese mal sabor de boca que nos dejó la visita al poblado del día anterior.

DSC_9179

DSC_9183

Entrada al Otjikandero Himba Orphan Village, visto desde la carretera

El poblado se encuentra aproximadamente a un kilómetro de esta entrada, allí se puede dejar el coche, hay una especie de caseta de la cual salieron tres chicos para impedirnos que siguiésemos avanzando hacia el poblado a pesar de los gestos que la mujer Himba nos hacía para que la siguiésemos. Nos dicen que podemos visitar la tribu a cambio de pagarles 250NAD/per. Cosa que nos negamos a hacer y sin mas dilación pero con un cabreo mayúsculo retomamos camino hasta Etosha donde llegamos por la tarde.

Otros posts de interés:
Compártelo!