DIA 14 – TRIBU MURSI

Teníamos muchas ganas de ver a los Mursi, ¿Existiría todo aquello que nos enseñaron en el realiti perdidos en la tribu?.

Seguidamente a darnos los buenos días, nuestro chofer nos explicó que para visitar el poblado de los Mursi era necesario, o más bien obligatorio, que nos acompañase un scout (110 birr por coche).
Paso a definir scout: hombre pequeño y menudo que carga un kaláshnikov (también conocido como AK47, que fue el fusil oficial de la Unión Soviética entre 1947 y 1978 y es el arma de fuego de mayor producción de la historia, con cerca de 80 millones de unidades manufacturadas).
Era fácil ver este arma entre los miembros de las tribus, pero los que se llevaban la palma eran los Mursi. Las mujeres y niños también las portaban, así que en caso de necesidad poco podía hacer aquel «scout».

Recogimos al hombre armado en medio de un camino donde pagamos la entrada al parque (180 birr/per)
Durante el trayecto nos estuvimos fijando en el arma, e íbamos comentando entre nosotros que dudábamos de que tuviera balas, es más, estaba oxidada, imaginábamos que en caso de tener que utilizarla se encasquillaría el gatillo.
Llegamos, y al igual que el resto de las tribus, estaban asentados en medio de la nada. No habíamos posado un pie en el suelo cuando ya se nos presentó un tipo como nuestro guía (50 birr/per) y… 100 birr/per. más por la entrada a la tribu. Estábamos hartos de pagar por todo, nos sentíamos totalmente engañados y la sensación que teníamos era que el chofer tenía parte de culpa.

Estábamos ante los Mursi, la tribu más agresiva del valle del Omo. Aquí os dejamos el enlace para saber más sobre los Mursi y nuestra vivencia con ellos.

 

 TRIBU ARI

Visita a la tribu Ari 75 birr/per. y 50 birr guía.

Esta tribu no es tan primitiva. Viven entre la frontera norte del Parque Mago y la región del monte de Jinka. Es la tribu más «rica» de la región. Se calcula que esta tribu esta formada por unos 100.000 aris.

Es una tribu dedicada al pastoreo y poseen grandes rebaños de vacas, cabras, ovejas, burros, pollos e incluso caballos. En las tierras altas tienen cultivos de especies muy diferentes al resto de las tribus del valle, como trigo, algodón, centeno, guisantes, judías, bananas, y café.

Estuvimos viendo como fabricaban la cerveza local que más tarde nos bebimos.

Las mujeres se dedican a la producción y venta de objetos cerámicos.

20% de dto. en tu seguro de viaje con el código BLOGGERIM

Reserva tu vuelo aquí al mejor precio

Al ser una tribu en contacto cercano con zonas más desarrolladas, muchas de sus mujeres llevan ya ropa occidental, aunque aún se siguen viendo algunas con faldas hechas de hoja de falso banano o enset.

Nos llamó la atención la cantidad de niños que había en esta tribu y cómo cuidaban los unos de los otros. Estuvimos jugando un buen rato con ellos. Nos los hubiéramos traído a todos.

De camino a Jinka.

Llegamos al hotel Goh donde ya habíamos dormido la noche anterior, nos dimos una reconfortante ducha y salimos a cenar.
Conocimos a tres americanos, dos chicas y un chico, estuvimos charlando un rato y quedamos para salir por la noche al único garito de… ¿toda Etiopía?. Solo teníamos que cruzar un pequeño campo para llegar a él. Cogimos la linterna (no hay nada de luz) y la verdad es que se oía música.
Entramos en el local casi palpando, porque en la calle no había luz pero dentro del local tampoco. Nos costaba distinguir si había gente, era difícil ver a un negro allí dentro a no ser que sonriese.

Pedimos unas cervezas, era buen momento para celebrar el cumpleaños de Ana, que era al día siguiente, no íbamos a encontrar otro bar donde poder tomarnos unas cervezas.
Una de las chicas americanas tenía ya buena cogorza, en un momento desapareció. Salimos a un patio exterior donde había puertas que daban a habitaciones y de repente la vimos salir de una de ellas. A la vez nuestro chofer salía de otra. ¡Madre del amor hermoso!, aquello era un puticlub!!, para ser más exactos, un puticlub de camioneros. Nos bebimos la cerveza de un trago y nos fuimos al hotel. Si mediar ni una palabra entre nosotros nos sonreimos picarescamente y nos fuimos a dormir, mañana sería otro día.

Otros posts de interés:
Compártelo!