Hoy en nuestro post de rincones de España os contamos sobre Gaztelugatxe. Es un islote de la localidad vizcaína de Bermeo (País Vasco, España). Está unido al continente por un puente de dos arcos. Sobre la isla hay una ermita dedicada a San Juan que data del siglo X.

Vistas de Bermeo y el puerto

Pasamos el pueblo de Bermeo, llegamos hasta el restaurante Eneperi donde aparcamos el coche y desde aquí tomamos un «camino» descendente a traves de la ladera de la montaña que sale a la derecha del restaurante.

Existe un acceso asfaltado al que se puede llegar en coche hasta el comienzo de las escaleras, pero cuando estuvimos nosotras estaba cerrado, se comentaba que por las lluvias la carretera se había hundido.

 

Mirador una vez comenzado el descenso.

Al principio te encuentras con un bonito paseo asfaltado con piedras, pero luego el «camino» no está trabajado, es un camino estrecho de tierra que se ha hecho a fuerza de bajar la gente por ahí, el descenso puede ser complicado y resbaladizo en algún punto, si ha llovido es un barrizal.

 

Vistas de la ermita según se desciende por la ladera.

Una vez que acabas el descenso comienza el ascenso. Te encuentras enfrente de muuuuchas escaleras (231) que imponen y piensas, ¿subo o no subo? y te autocontestas, ya que he llegado hasta aquí…, y tachán!!! tus piernas ya han comenzado a subir!.

Durante el ascenso te acompaña el ruido de las olas y los pájaros, un Viacrucis, y la brisa del mar devolviéndote el aliento para subir los últimos peldaños. Una vez arriba te das cuenta de que el esfuerzo ha merecído la pena, la recompensa… un lugar mágico.

La pequeña iglesia dedicada a la degollación de San Juan, data del siglo X y algunos la consideran de origen templario, lo que es imposible, puesto que dicha orden no fue creada hasta el año 1119, y documentos anteriores a esta fecha acreditan su existencia. En el año 1053 fue donada, por Íñigo López, al monasterio de San Juan de la Peña situado cerca de Jaca en Huesca. En la explanada y en el interior de la ermita se han hallado enterramientos medievales del siglo IX y XII.

 

 Interior de la ermita, importante para los pescadores. No siempre está abierta.

El visitante, una vez que ha llegado a la cima toca tres veces la campana para ofrecer sus deseos al santo o ahuyentar a los malos espíritus repicándola tres veces como cuenta la tradición.

A esta tradición de tocar la campana se unen otras más. Los barcos de pesca bermeanos cuando salen a faenar suelen realizar varios giros a babor y estribor para que el santo les de suerte. Las mujeres que sufren algún problema relacionado con la fertilidad suelen acudir a este lugar con la creencia de que el Santo les ayudará a solventar dicho problema.
A los huecos de las escaleras, identificados como las huellas de San Juan, se les otorga diferentes poderes curativos, para beneficiarse de los mismos hay que meter los pies en ellos buscando que curen los callos o se dejan sombreros, pañuelos o chapelas para curar el dolor de cabeza.
La tradición cuenta que San Juan Bautista llegó a tocar tierra en este punto de la costa vasca dejando sus huellas marcadas en la roca en cuatro lugares diferentes: en el arco de San Juan en el propio casco urbano de Bermeo, junto al caserío Itsasalde, en el alto de Burgoa y junto al caserío de Ermu.

 

En esta ermita se casó Anne Igartiburu, ¿cómo llegaría hasta aquí?

Junto a la ermita hay un pequeño refugio ideal para tomar un tentempié disfrutando del mar.

En San Juan de Gaztelugatxe se celebran varias fiestas. Lo curioso es que a cada una de ellas acude gente de un pueblo diferente. Así pues:

– El 24 de junio, San Juan Bautista, hacen fiesta los bermeanos.
– El 31 de julio, San Ignacio de Loyola, hacen fiesta los arratianos.
– El 29 de agosto, San Juan degollado, la celebran los de Bakio.
– El 31 de diciembre se oficia la misa de fin de año.
– El 29 de agosto también se realiza una ofrenda floral submarina a la Virgen de nuestra Señora de Begoña que fue instalada en la base del acantilado, frente a los arcos, en 1963. Además, el ayuntamiento de Bermeo suele acudir hasta el peñón para renovar el acta sobre la posesión del mismo.

Se llega por la carretera de Bermeo con dirección a Bakio, a unos 9km.
rentalcars
Otros posts de interés:
Compártelo!