Hoy no venimos a contarte nuestro último viaje ni a recomendarte los mejores destinos para tus próximos viajes. Hoy nos ponemos serias, en modo madre, porque queremos hablarte de uno de los temas más importantes y, a veces, más olvidados a la hora de viajar: el seguro de viaje.

Por experiencia propia, te aconsejamos que siempre viajes asegurado y eso, te lo decimos nosotras y cualquier experto viajero.  Aun así, pese a nuestras insistencias, seguramente habrá alguno que nos dirá: 

“Ana, Arancha, no os preocupéis por mí. Llevo mucho tiempo viajando sin seguro y nunca me ha pasado nada”.

Si te sientes identificado con esta frase, a continuación, te contamos una retahíla de “¿y si…?” que seguro que te harán cambiar de opinión. 

¿Y si… te pones enfermo?

Tocamos madera, pero, desgraciadamente, caer enfermo durante un viaje puede pasarle a cualquiera: una gastroenteritis, una otitis, un resfriado, etc. Incluso para aquellos que gozan una salud de hierro, es muy normal caer enfermo durante un viaje. Los españoles, a veces, no somos conscientes de que la sanidad cuesta dinero y en ciertos países puede alcanzar precios astronómicos (hasta por una simple consulta). 

Por ejemplo: 

  • Mal de altura en el Machu Pichu 3.700€
  • Una consulta en Canadá: 150€
  • Una operación de apendicitis en EEUU: 35.000€

¿Y si… tienes un accidente?

Y todavía peor que un resfriado, podrías tener un accidente: una caída haciendo un trekking en Perú, una mordedura por un mono salvaje en Bali… En estos casos, el seguro de viaje te acompañará para que tengas la mejor asistencia sanitaria en caso de accidente, hospitalización o repatriación. Con una simple llamada al centro de asistencia, disponible las 24 horas del día ¡y en español!, sabrás cómo actuar y teniendo los gastos de la hospitalización o la repatriación a tu domicilio cubiertos.

Por ejemplo: 

  • Una fractura de fémur en Chile: 16.000€
  • Una resonancia magnética en Nueva Zelanda: 800€
  • Una repatriación desde California: 42.000€ (y ese precio se podría duplicar si necesitaras un avión con equipo médico).

¿Y si… te roban el equipaje?

Además de cubrir los gastos médicos y sanitarios, los seguros de viaje también incluyen una compensación por demora, daños o pérdidas materiales del equipaje o efectos personales por parte del transportista o en caso de robo durante toda la duración de tu viaje.

Por ejemplo: Si en tu viaje de ida a Australia, la compañía aérea te entrega tu equipaje con un retraso superior a 24 horas, el seguro te reembolsa los gastos de primera necesidad (cepillo de dientes, ropa de recambio, etc.)

¿Y si… tienes que volver antes de lo previsto?

Uno de los mayores temores de los viajeros es que ocurra algo en casa que nos obligue a volver antes de tiempo (una hospitalización o fallecimiento de un familiar cercano, etc.) Por otro lado, podría darse el caso de que tengas que ser repatriado por enfermedad o accidente grave, obligándote a tener que cancelar tu viaje. El seguro te ayuda, no sólo con el billete de vuelta, sino además te puede reembolsar las prestaciones que hayas pagado y no hayas utilizado (hotel, excursiones, alquiler de coche, etc.).

Por ejemplo:

  • Vuelo de última hora: 600€
  • Las noches de hotel: 300€
  • Alquiler del coche: 150€
  • Snorkel en Cayo Hueso: 80€
  • Avión medicalizado desde Canadá a España: 60.000€

¿Y si… causas daños a un tercero?

Seguramente una de las garantías del seguro que más pasa desapercibida, pero no por ello, es menos importante. Esta garantía te cubriría en caso de que seas responsable de algún tipo de daño de forma involuntaria a una persona o empresa y a las pertenencias o animales de estos.

Te ponemos unos ejemplos en los que el seguro intervendría por ti:

  • Derramas un café en la moqueta del hotel en Las Vegas y éste nos reclama los gastos de limpieza.
  • Jugando al balón con unos niños en Laos, se te escapa y acabas rompiendo el cristal de una ventana. El dueño te reclama el dinero de su reparación.
  • Haciendo la cola de un museo en El Cairo, pisas sin querer a un perrito. Al parecer es algo más que un simple pisotón y su dueño te demanda por daños y perjuicios.

¿Y si… tu vuelo se retrasa?

Si la salida de tu medio de transporte se retrasa, el seguro podría reembolsarte los gastos oportunos como noches adicionales de hotel, comida o transporte. Asimismo, si pierdes el vuelo en tu viaje de ida, por cualquier causa, algunos seguros, te ayudarían en la compra de un nuevo billete para el mismo destino.

Por ejemplo: La alarma de tu teléfono no ha sonado y has perdido el vuelo, el seguro interviene para que no te pierdas el viaje que tanto esperabas, colocándote de inmediato, en el próximo vuelo.

¡EXTRA, EXTRA! 

Si eres de los que piensan que para viajar por Europa tienes la Tarjeta Sanitaria Europea o que estás cubierto con tu tarjeta de crédito, debes saber que… ¡NO ES SUFICIENTE! y te explicamos por qué:

Por un lado, la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) tan solo cubriría los gastos sanitarios básicos (y no en caso de repatriación, pérdida de equipajes, vuelos, regresos anticipados o responsabilidad civil). Además, sólo te garantiza la asistencia sanitaria al mismo coste y con las mismas condiciones que lo haría la Seguridad Social del país en el que te encuentres. Es decir, si en ese país hay copago, la TSE tan sólo te rembolsaría la parte que la Seguridad Social de ese país reembolsa. Ahí va un ejemplo: Una consulta simple en Francia cuesta 25€ y la Seguridad Social cubre 17,50€. Una vez en España, la TSE te devolvería 17,50€.

En cuanto a la tarjeta de crédito, sí, es cierto que ciertas tarjetas VISA incluyen un seguro de viaje cuando pagas con ellas. Sin embargo, las coberturas médicas son muy básicas (en general hasta 6.000€) y con franquicias elevadas. Además, si vas a estar de viaje más de 90 días, este tipo de seguro dejaría de tener validez.

¿Te ayudamos a elegir?

Y nos dirás: «Vale, después de todo esto ya me he convencido de que es importante viajar con un seguro de viaje. Pero ¿qué compañía de seguros es mejor?». Pues bien, existen numerosas compañías que ofrecen seguros de viaje pero nosotras viajamos con Chapka e Intermundial, dependiendo del destino.

Si contratas tu seguro de viaje desde nuestro blog te beneficiarás de un 7% de descuento con Chapka o un 20% de descuento con Intermundial y a nosotras nos darán un pequeño incentivo (sin que el precio de tu seguro aumente), que nos ayudará a mantener vivo este blog. Puedes hacerlo pinchando en estos banners.

          

 

Compártelo!