TALLIN

Llegamos a Tallin en Ferri desde Helsinki (61 € Ida y vuelta. Duración 2h.). Lo primero un buen desayuno como Dios manda, nos lo hemos ganado, hoy hemos viajado por tierra, mar y aire.

Callejeamos por la ciudad antigua de Tallin, donde en un rato nos encontrariamos con Silvia que va a hacernos de guía gracias a couchsurfing.

 

Olde Hansa, restaurante medieval, un poco carillo para mochileros pero merece la pena asomarse, te transporta al medievo. Tiene carta en castellano.

olde hansa en tallin

 
Hay puestos así por cualquier parte de la ciudad, venden almendras garrapiñadas y bebida caliente.
 
Renos en el mercado navideño de Tallin.

A falta de Elfos buenos son….

 

En Tallin (1,60€) puedes arriesgarte a no pagar el transporte público, eso sí, si te pilla el revisor tendrás que pagar 40€ de multa. A nosotros nos gusta el riesgo.

 

Desde uno de los miradores de la ciudad.

¡¡¡¡ Que barbaridad!!!!

El reloj más antiguo de Tallin (1684), iglesia del Espíritu Santo.

 

 

Mercadillo navideño en la plaza mayor.
 Subir a la torre del ayuntamiento no es gratis, donde si es gratis es subir al piso 24 del hotel Radisson blu.

La primera noche que pasamos en Tallin dormimos en casa couchsurfing pero los anfitriones dejaron mucho que desear (creemos que toda su gracia y salero se lo había absorvido Silvia), eran sosos como ellos solos (eran dos hermanos, el puf !!! y ella pufffffffff !!! a si que a la noche siguiente les metimos un rollo de que nos habiamos encontrado con unos españoles y que ibamos a salir de juerga y que si ya saben como son los españoles bla, bla, bla. Acabamos durmiendo en el hostal 16 €, asi se llamaba. (habitación triple 39€) dentro de la ciudad antigua y al lado de un centro comercial en el que había de todo.

Silvia nos recomendo dos buenos y económicos sitios para comer, St Patrick y La Cubanita (los jueves por la noche con happy hours en cocteles).

“Vive y deja vivir”
 

  Esta es Silvia, la caña de Tallin. Menos mal que nos enseñó la ciudad antes de los cocteles. Nos reimos mucho con ella. Mil gracias Silvia!!!

Catedral de Alejando Nevski.

Nos ha encantado Tallin en Navidad.

Feliz Navidad a todos!!!

 

¡Compártelo!