Día 1
Madrid – Varsovia

Aterrizamos en el aeropuerto de Modlin a las 19:50h., recogemos la única maleta que traemos (ya sabéis, Ryanair cobra por todo) y según  salimos de las llegadas a la derecha, dentro del aeropuerto, compramos los tickets de autobús para llegar hasta el centro (33 PLN por persona), ésta compra se puede hacer también por internet en Modlin bus. Si compras a la vez la vuelta te sale por 17 PLN, pero nosotras no lo hacemos porque volamos de vuelta desde el aeropuerto Chopin.

El bus se coge justamente enfrente si se sale por la puerta de al lado de donde se compran los tickets, cosa que no podemos hacer inmediatamente ya que no nos dejan salir del aeropuerto por amenaza de bomba, nos tienen retenidos durante una hora.
Vuelta ya la calma que no se perdió en ningún momento, montamos en el autobús  (con wifi) y en 45 minutos estamos en el centro de Varsovia y en 10 minutos andando en el hotel.

Día 2
Varsovia – Lublin

Nos levantamos a las 5:45, recogemos el desayuno que nos preparan para llevar y nos dirijimos a la parada de metro Rondo Daszynskiego (5 minutos), compramos el billete en una máquina (3,40 PLN), esta línea  de metro fue abierta en marzo de 2015, atraviesa Varsovia de este a oeste. Después de 2 paradas hacemos transbordo a la línea  que atraviesa de norte a sur y después de 6 paradas más salimos del metro y justamente enfrente aparece una esplanada que es de donde salen los autobuses Polski bus (siempre viajamos con esta compañía en los trayectos largos).

El nuestro con destino a Lublin sale a las 7:15, este billete lo habíamos comprado por internet (27+1 PLN de gestión). También  se pueden adquirir en las oficinas de esta empresa, donde te cobran 5 PLN de gestión.
2 horas 50 minutos necesitamos para llegar a Lublin. El bus nos deja en la «estación» desde donde vamos andando al hostal (10 minutos).

Dejamos las maletas y salimos a recorrer la ciudad. Después de comer decidimos echarnos una siesta , la ciudad es pequeña y a nuestro parecer prescindible.

 

 

 

Plaza del mercado.

 

 

Castillo de Lublin. Su fachada es neogótica y parte de el se utiliza de museo.

 

 

Puerta de Cracovia.

 

 

 

Puerta Grodzka. Esta puerta separaba el barrio judío del cristiano.

 

Día 3
Lublin – Cracovia

 

Nos levantamos con todo el dolor de nuestro corazón a las 5:30, nuestro autobus a Cracovia sale a las 6:20 (comprado el billete con anterioridad por internet), tenemos 5,10 horas hasta llegar al destino, así que aprovecharemos para darnos una cabezadita. Ipso facto caemos en un profundo sueño. Nos despertamos a las 2 horas de trayecto y… oh! tremendo nevadón!.
Llegamos a la estación con 20 minutos de retraso, cosa de la nieve. De camino a nuestro alojamiento hacemos el primer cambio de € a PLN, 50 eurillos, más que nada por pagar el bus (solo se paga con monedas) y el alojamiento del último día que sólo nos dejan pagarlo en efectivo. Ojo! No cambiar en la calle Florianska, el cambio es muy muy malo.
 En 10 minutos estamos en el hostal (NO RECOMENDABLE). Nuestros alojamientos en Polonia. Entre la nevada, la timada de la casa de cambio y la del alojamiento estamos calentitas, tanto que a nuestro paso se derrite la nieve!.
La visita a la mina de sal de Wieliczka pensabamos hacerla mañana pero como no para de nevar vamos hoy así por lo menos no nos mojaremos. Para ello vamos a la calle Kurniki, al lado de la galería Krakowska, para coger el bus número 304 (4 PLN), tarda unos 30 minutos hasta llegar a la parada Wieliczka Kosciól que es donde hay que bajar y caminar 5 minutos hasta la entrada de la mina.
Nuestra visita a la Mina de sal de Wieliczka.
En Wieliczka, una pequeña población situada a escasos 10 km de Cracovia, se halla uno de los lugares turísticos más conocidos de Polonia: su mina de sal. No en vano, la explotación de la sal en este lugar se remonta 900 años atrás y, por su gran valor, fue incluida, en 1978, en la primera lista de Patrimonio Mundial de la Cultura y Naturaleza de la UNESCO.
La mina está formada por un conjunto de pozos y galerías que fueron vaciados para extraer las sales del terreno. Dispuestos en 9 niveles (entre 64 y 327 m de profundidad) y con más de 300 km de galerías y alrededor de 300 cámaras; en total, se llegaron a mover 7,5 millones de m3 de material; toda una locura.

Artículo original: http://www.mimaletayyo.com/2014/05/visita-mina-de-sal-wieliczka-polonia.html
© Mimaletayyo

En Wieliczka, una pequeña población situada a escasos 10 km de Cracovia, se halla uno de los lugares turísticos más conocidos de Polonia: su mina de sal. No en vano, la explotación de la sal en este lugar se remonta 900 años atrás y, por su gran valor, fue incluida, en 1978, en la primera lista de Patrimonio Mundial de la Cultura y Naturaleza de la UNESCO.
La mina está formada por un conjunto de pozos y galerías que fueron vaciados para extraer las sales del terreno. Dispuestos en 9 niveles (entre 64 y 327 m de profundidad) y con más de 300 km de galerías y alrededor de 300 cámaras; en total, se llegaron a mover 7,5 millones de m3 de material; toda una locura.

Artículo original: http://www.mimaletayyo.com/2014/05/visita-mina-de-sal-wieliczka-polonia.html
© Mimaletayyo

En Wieliczka, una pequeña población situada a escasos 10 km de Cracovia, se halla uno de los lugares turísticos más conocidos de Polonia: su mina de sal. No en vano, la explotación de la sal en este lugar se remonta 900 años atrás y, por su gran valor, fue incluida, en 1978, en la primera lista de Patrimonio Mundial de la Cultura y Naturaleza de la UNESCO.
La mina está formada por un conjunto de pozos y galerías que fueron vaciados para extraer las sales del terreno. Dispuestos en 9 niveles (entre 64 y 327 m de profundidad) y con más de 300 km de galerías y alrededor de 300 cámaras; en total, se llegaron a mover 7,5 millones de m3 de material; toda una locura.

Artículo original: http://www.mimaletayyo.com/2014/05/visita-mina-de-sal-wieliczka-polonia.html
© Mimaletayyo

En Wieliczka, una pequeña población situada a escasos 10 km de Cracovia, se halla uno de los lugares turísticos más conocidos de Polonia: su mina de sal. No en vano, la explotación de la sal en este lugar se remonta 900 años atrás y, por su gran valor, fue incluida, en 1978, en la primera lista de Patrimonio Mundial de la Cultura y Naturaleza de la UNESCO.
La mina está formada por un conjunto de pozos y galerías que fueron vaciados para extraer las sales del terreno. Dispuestos en 9 niveles (entre 64 y 327 m de profundidad) y con más de 300 km de galerías y alrededor de 300 cámaras; en total, se llegaron a mover 7,5 millones de m3 de material; toda una locura.

Artículo original: http://www.mimaletayyo.com/2014/05/visita-mina-de-sal-wieliczka-polonia.html
© Mimaletayyo

Sala de St. Kinga, es lo más espectacular de la mina.

Para regresar cogemos el mismo autobús el 304.

Día  4
Cracovia

Hoy no madrugamos mucho, no nieva pero el día está pocho. Comenzamos la ruta por la plaza del mercado…

Mercado de Paños

… visitamos unas cuantas iglesias…

Cada parte de esta colorida maqueta representa a cada una de las 21 iglesias que están en el centro de Cracovia.

 

… pateamos hasta el castillo de Wawel…

 

Dentro del castillo de Wawel se encuentra este patio renacentista construido en el siglo XVI.

Cometemos el error de entrar a la cueva del dragón  (3PLN), no merece la pena, (es solamente lo que se ve en la foto) …

 

 

 

Leyenda del dragón de Wawel aquí

 

 

Caminamos por el barrio judío  hasta llegar al cementerio y…

 

… nos vamos a comer a Pod Wawelem cerca del castillo Wawel. A este sitio hay que ir con hambre y nosotras la teníamos. El restaurante es barato y te aseguro que no saldrás con hambre, siempre está lleno hasta la bandera.

Para bajar la comilona nos damos un paseo hasta el puente Kladka Ojca Bernatka, el de los famosos candados del amor, le atravesamos hasta llegar a la plaza Bohaterów Getta, conocido por las sillas.

 

En esta plaza se hacía la selección de los judíos que iban a ser trasladados al campo de concentración. Ahora está llena de sillas, homenaje del director de cine Roman Polanski que dirigió «El Pianista» a los judíos que tuvieron que abandonar sus casas con sus pertenencias. Cerca de aquí está la fábrica de Schindler, el empresario y espía alemán miembro del partido nazi que salvó la vida de 1200 judios al emplearles en su fábrica de menaje. La historia de Schindler viene reflejada en la película de «La lista de Schindler».

 

 

 

Esta es la basílica de Santa María. Desde la torre norte cada hora un trompetista toca el hejnal mariacki, una melodía tradicional polaca que se trasmite a mediodía a través de la radio por todo el país. Se hace para conmemorar que en el siglo XIII un trompetista fue asesinado por un disparo en la garganta mientras hacía sonar la alarma antes de que llegase una invasión mongola.

Después de cenar nos registramos para entrar mañana en Auchwitz. Si se llega antes de las 10 h. o después  de las 15 h. la entrada es gratuita, sólo hay que registrarse aquí

 Día 5
Cracovia
 Madrugamos a las 6:45h, tenemos que desayunar a toda mecha para llegar a la estación de autobuses a coger el bus de las 7:50h para ir a Auschwitz.
Para más información sobre nuestra visita a Auschwitz.

Ya en Cracovia. Para entrar en calor ya que el campo de exterminio te deja frío, nos vamos a tomar una copa de helado caliente en una chocolatería pequeñita, kuki y barata, decorada como si fuera el interior de un circo, no sabes qué pedir, todo tiene una pinta buenísima. Totalmente recomendada.
Está en la esquina de la calle Florianska y Mariacki, es una de las esquinas de la plaza del mercado.

 

 

Día 6
Cracovia – Wroclaw

A las 8:15 ya estamos saliendo para Wroclaw. 3:30 h. tardamos en llegar. Vamos caminando hasta el hotel.
Salimos a pasear por la plaza del mercado y nada más llegar a ella… ¿Paul???. No podía ser verdad!! estábamos flipando, era el chico que habíamos cogido haciendo autostop hacía veinte días en Islandia. Lo único que sabíamos de él es que era polaco. ¿La casualidad existe?

Después  de una charla corta pero intensa (Paul dice mucho en poco tiempo) nos vamos a comer a un restaurante que recomendaban en algún blog, Kurna Chata. Comer en este país es muy barato y la verdad es que todo está muy bueno.

Probamos un plato típico, el gulasz, algo muy parecido a un estofado de carne con especias polacas servido en el interior de una hogaza de pan.

 

Edificio del antiguo ayuntamiento. Cuenta con la campana más antigua de toda Polonia. Se puede subir a su torre

 

 

Plaza de mercado

 

 

Estos dos edificios son conocidos como Hansel y Gretel

 

 

 

Plaza de la sal, actualmente hay un mercado de flores. Es también donde se encuentra el edificio de la antigua bolsa

 

 

Iglesia de Santa María Magdalena. Uniendo las dos torres se puede ver el puente de los penitentes

 

 

Se pone a llover así que sin sentirlo mucho nos vamos al hotel que estamos muy cansadas, mañana será otro día, nos quedaremos en la cama hasta que el cuerpo aguante.

Dia 7
Wroclaw
 Amanece el día gris, pero después de tomar un pedazo de tazón de chocolate en Starbucks vemos el día con otro color, y nunca mejor dicho o hemos tardado mucho en tomarnos el chocolate o se ha despejado muy rápido.
 Aprovechamos a subirnos a la torre de la iglesia de Santa Isabel (5 PLN, aunque si se pasa por detrás de la caseta de venta de tickets no te ven). Subimos los 304 escalones hasta la torre y wala! Ahí está Wroclaw a nuestros pies.

Seguimos caminando hasta la catedral pasando por el puente pesado, así lo llamaría yo en vez del puente del amor. Todas esas toneladas de hierro acabarán hundiendo el puente!

Puente de Tumski sobre el río Odra.

Catedral de San Juan Bautista

Interior de la catedral

Alrededores de la catedral. Nos ha llamado la atención la tranquilidad del lugar

  Una curiosidad de esta ciudad es que está repleta de enanitos de bronce. Estan por toooodas partes, en la ventana de una casa, escalando una farola, en el escaparate de una tienda. Tienes que ir bien atento para dar con ellos.
 La historia de los enanitos, se remonta a los años 80 cuando los ciudadanos se unían manifestándose contra el régimen comunista. Dado que no podían portar ninguna consigna política, so pena de ser encarcelados, algunos de estos manifestantes optaron por disfrazarse de enanos, de esta manera, alzaban su voz sin riesgo alguno. Wroclaw decidió colocar por sus calles esculturas de bronce como recuerdo de estos hechos.
 Mapa de la ciudad de donde se pueden encontrar los enanitos aquí.

Día 8

Wroclaw – Poznan

Segimos nuestra ruta hacia Poznan en el bus de las 7:45h (siempre tenemos el billete sacado con anterioridad por internet con la compañía Polskibus). Tardamos 3:45h y después de 20 minutos andando desde la estación llegamos al hostel.

La plaza vieja de Poznan está rodeada de casas con fachadas de colores, entre ellas el ayuntamiento renacentista.

En la torre del reloj del ayuntamiento a las 12 del mediodia salen dos cabras mecánicas a darse 12 golpetazos.

La catedral de Poznan fue la primera catedral que se construyó en Polonia

Castillo de Poznan

… y como nos han amargado el día nos vamos a amortizar nuestro hostel a precio de hotel, que mañana madrugamos mucho.

Día 9
Poznan – Varsovia

 Nos ponemos en marcha a la que será nuestra última ciudad, Varsovia. Salimos en el bus de las 6:00h. para llegar a las 9:40h. a la capital. Nos tiramos toooodo el camino durmiendo hasta que nos despierta la grabación del bus avisando de que ya hemos llegado. Está lloviendo, menos mal que el metro está cerquita. Lo cogemos en la parada Mlociny para bajarnos 8 paradas después en Swietokrzyska que es la que más cerca pilla de nuestro hostel.

Una vez en el hostel, nos hacemos un poco las remolonas, pero llegado el momento de que el ruido que producen nuestras tripas no nos deja ni oirnos entre nosotras, nos ponemos en marcha para ir a comer.
Saciado nuestro apetito voraz nos atrae allá a lo lejos los colores otoñales del parque Saski, en su entrada se encuentra la tumba al soldado desconocido, custodiada por una llama que nunca se apaga.

 

 

 

 

 

 

Plaza Zamkowy

 

Día 10
Varsovia

 

 

Ciudad vieja

 

 

La Barbacana, separa la ciudad vieja de la nueva

 

 

Ciudad nueva

 

 

 

 

Plaza del mercado de la ciudad vieja, rodeada de casas reconstruidas después de la guerra, es uno de los sitios más visitados de la ciudad.

 

 

 

 

 

 

Palacio de la cultura es todavía el eficio más alto de la ciudad. En la planta 30 hay una terraza panorámica.

Día  11
Varsovia – Madrid
Vamos a la parada del bus número 175 para llegar al aeropuerto de Chopin. No nos queda nada de dinero en efectivo y es la única manera que se puede pagar el bus. Se nos ocurre que entrando en una boca de metro las máquinas venden tickets que valen para cualquier transporte público y ahí si que se puede pagar con tarjeta. Ana se dispone a ir a la boca de metro más próxima cuando se me ocurre la genial idea de: y… ¿si no pagamos? Cuál es la sorpresa que cuando nos subimos al autobus si se puede pagar con tarjeta; aún así optamos por no pagar (en otro trayecto ya lo habíamos hecho). Nos quedamos un buen rato de pie al lado de la maquinita de los tickets, pero como el trayecto es largo nos sentamos, colocamos las maletas lo más pegadas a nosotras para que no molestasen al resto de la gente. Hacia la mitad del trayecto (en total eran 17 paradas) sube un tipo con cara de pocos amigos hablando muy alto, la gente saca sus billetes y se los enseña. Ostiaaa!!! el revisor!!. Nuestras miradas se cruzan y nuestros corazones de aceleran. Ana sale dando un salto por encima mío y de las maletas para sacar los billetes que al final no nos los pide. Nuestros movimientos no pasan desapercibidos para la mitad de los pasajeros, pero por suerte para el revisor si, que está entretenido con una parejita a la que hace bajar del autobús en la siguiente parada por no tener billetes (Uf! Esas podíamos haber sio nosotras!). Él se baja con ellos y nos da tiempo a verle sacar el datáfono para cobrarles la sustancial multa de 60€ por persona. Nuestros corazones palpitan a toda mecha pero… esta vez nos hemos librado por los pelos. ¿Nos servirá de escarmiento?
Y así acaba nuestra aventura por tierras polacas.
Dejamos este enlace a lo que fueron nuestros alojamientos a lo largo de nuestro recorrido por Polonia. No aconsejamos ninguno en especial porque creemos que esto es muy personal, pero… si que hay alguno que NO recomendamos.

Enlaces de interés:

También se puede recorrer el país en tren

Información sobre todo el país aquí
Página para realizar el recorrido de transporte público de Varsovia

Artículos relacionados:

http://www.vipavi.es/2016/01/auschwitz-en-imagenes.html http://www.vipavi.es/2016/03/polonia-minas-sal-wieliczka.html
http://www.vipavi.es/2016/03/polonia-alojamientos.html

 

Otros posts de interés:
Compártelo!