Nuestro viaje a Nepal no comienza nada mal, en el vuelo Doha-Kathmandú a  la hora de embarcar nos rompen nuestros billetes y nos imprimen otros nuevos, cuál es nuestra sorpresa cuando vemos que… viajamos en primera!!!!, ahora entendemos por qué entre una clase y otro hay cortinas. La experiencia fue impresionante, a ver quien quiere volar ahora en clase turista.

Teníamos que contároslo, esto sólo pasa una vez en la vida.

KATHMANDÚ

 

 Después de este «regalo de cumpleaños» para Ana, aterrizamos en Kathmandú donde hacemos el visado en el mismo aeropuerto, 40$ con validez para 30 días, los cuales pagamos sin problemas en euros. Ya con el visado en mano salímos del aeropuerto donde cogemos un taxi compartido con dos italianos destino a Thamel, donde nos alojaríamos en el hotel Red Planet por 900 Rupias. En la parte de abajo de este hotel hay una agencia para hacer trekking que es de un español y aparentemente controla mucho.
Thamel
 Amanece nuestro primer día en Nepal y con todas las ganas del mundo nos ponemos en pie y nos disponemos a ir a Durbar Square donde encontramos la oficina de cambio donde mejor cambio daban, y ya con rupias en el bolso entramos en Durbar por un callejón enfrente de la oficina por donde no tuvimos que pagar. Entrar a Durbar cuesta 750 rupias, pase con duración de una semana, nosotras nos colamos todas las veces que pasamos por allí (que no fueron pocas), se puede hacer por cualquier callejón anterior a las casetas donde venden los tickets.

 

Plaza Durbar
 En las calles colindantes a Thamel hay «restaurantes» locales, indios, nepalíes y tibetanos, todo híper bueno por el módico precio de 80 rupias por comida, lo que viene siendo al cambio, 0.60€.

 

 

Llega tan ansiado momento, HOLI, el festival de colores para celebrar la primavera. Fue tal y como nos lo esperabamos, hiper divertido.

 

 

 

PATAN
 LLegamos a Patan (300 rupias) en taxi, donde también hay que pagar por entrar a su plaza Durbar (500 rupias), pero aquí pasa lo mismo que antes, si le pides al taxista que te deje antes o después de la caseta de los tickets, puedes colarte por cualquier callejón. Si no, estás perdido, porque te echan el ojo y ya no te escapas de pagar.

 

 Después de pasar la mañana en Patan, nos dirigimos en taxi a Swayanbunath (200 rupias), el templo de los monos, o se podría llamar también de las escaleras, porque hay que subir como doscientas… y la taquilla se encuentra cinco escaleras antes de llegar al templo ¿Quién no va a pagar la entrada (200 rupias) una vez allí?

 

Las escaleras que hay que subir para llegar a la estupa no son las que se ven en esta foto todavía hay mas.

 

 

 Al caer la tarde, cuando ya no queda ni un turista, presenciamos un bautizo doble. Las mujeres presentan a sus niños y luego los invitados se sientan en el suelo y les reparten la comida.

MANAKAMANA

Abandonamos por el momento el valle de Kathmandú para dirigirnos a Bandipur, pero a unos 100 km. de Kathmandú se encuentra el templo de Manakamana, en él, los recién casados le piden a la diosa Bhagwati hijos varones. Para ello deben sacrificar una cabra, un pollo o una paloma en un pabellón ensangrentado situado detrás del templo.Esto da bastante yuyu, no mola nada.
Se llega en teleférico (20$). Una de sus cabinas está reservada para las cabras que van a ser sacrificadas. El teleférico funciona de 9:00 a 12:00 y 13:00 a 17:00. Se eleva más de 1.000 m en un recorrido de 2,5 km. Si se llega en sábado o día festivo, Manakamana desaparece bajo la multitud de peregrinos y el pavimento se enrojece por la sangre de los sacrificios.
Si se dispone de tiempo vale la pena continuar ascendiendo unos 3 km hasta la cueva sagrada Lakhan Thapa Gufa, donde se divisa una magnífica panorámica del Himalaya.
Hay un templo en el valle de Kathmandú tambien dedicado a los sacrificios.

 

 

 

BANDIPUR
  Con otro tironcito llegamos a Bandipur, nos alojamos en Shrestha Hotel por 1200 rupias, si alguien se aloja en este hotel, y aunque no se aloje, puede ir a comerse un pankake de chocolate y plátano delicioso por 120 rupias. La dueña del hotel es súper agradable. Ahí os dejamos una foto.
 
 
Ritual funerario en la recepción del hotel. La suegra de la dueña se había muerto hace un mes.

 

 La tranquila Bandipur de noche.

Estuvimos media mañana cantando canciones con los niños en la escuela, la maestra probablemente era la más cañera de Nepal.

 

 Jugando con los niños, menuda liamos con un pompero.

 

 En el camino de Bandipur a Phokara nos topamos con una boda a la que nos añadimos sin ningun reparo. La gente super agradable nos invitó a comer y a participar del baile. Arancha descubrió que no se la da tan mal bailar música hindi.

 

POKHARA

Nos alojamos en el Hotel Comfort Inn (500 Rp), a un paseo de todo el bullicio.

 

 

Paseito por el lago. Hay sitios muy chulos para tomarse algo a las orillas del lago.

 

 

Llegamos con la intención rotunda de hacer parapente en uno de los diez mejores sitios del mundo, y…

 

 … así fué, ahí nos teneis, Vipavi haciendo parapente, cumplido otro de los tantos sueños que tenemos pendientes.

 

 

Experiencia increible, lo volveríamos a repetir sin ninguna duda.

 

Pokhara esta lleno de sitios donde te ofrecen hacer parapente, nosotras lo contratamos con Frontiers Paragliding 7.500 Rupias 30 minutos.


Alquilamos una moto por 600 rupias todo el día (es en el único sitio de los que hemos viajado donde nos han pedido el carnet de conducir universal) y subimos hasta la pagoda de la paz, donde las vistas al lago y al Himalaya son espectaculares.


Aprovechando la moto visitamos el asentamiento tibetano Tashi Ling.




 

Nos levantamos a las 4 de la mañana para ver amanecer desde Sarangkot (taxi 950 Rp). La subida es un calentamiento previo al trekking, pero merecio muchísimo la pena. Ver salir el sol por detrás del Himalaya no tiene precio.

 

 

 

 

 

PASUPATINATH

 Entrada 1000 Rupias, taxi desde Thamel (300 Rp).

 Este lugar ayuda a conocer un poco más el hinduismo, Pasupatinath es sin duda uno de los sitios más impactantes de Kathmandú. La ciudad funeraria se encuentra a orillas del Bagmati, un río tan sagrado para los nepalíes como el Ganges para los indios. El principal templo, destinado a Shiva, tiene la entrada prohibida a los no hindúes. Caminar sin rumbo y sin prisa, observando los templos y esculturas custodiadas por sadhus es la mejor opción.

 

Los ghats del Bagmati ofrecen una experiencia única y fuerte: La de presenciar las cremaciones muy de cerca.

 

Dejo un enlace por si hay algun interesado en el rutual funerario hindú.
http://www.redfuneraria.com/funeral-hindu

 

Sadhus de Pasupatinath

 

 Un sadhu es un monje que sigue el camino de la penitencia y la austeridad para obtener la iluminación. Es la cuarta fase de la vida en la religión hindú, después de estudiar, de ser padre y de ser peregrino. La tradición sadhu consiste en renunciar a todos los vínculos que los unen a lo terrenal o material en la búsqueda de los verdaderos valores de la vida. Por norma general, un sahdu vive incluido en la sociedad, pero intenta ignorar los placeres y dolores humanos.
Otros piensan que son vagos que viven de sacar dinero a los turistas por fotografiarse.

 

 

 

 

 

BAKHTAPUR
 Taxi desde Thamel (900 Rp), esta ciudad está a 13 km de Kathmandú. Entrada 1500 Rupias.  Hotel Nepa: Guest House (900 Rp).

 

 

 Bakhtapur es una de las ciudades más impresionantes que hemos visto.
 Recorrer sus calles es visitar un museo al aire libre. Cada plaza, cada templo, cada edificio, es una obra de arte, lo que, unido al encanto de sus habitantes hace que dar un paseo por sus callejuelas se convierta en un verdadero viaje en el tiempo.

 

 

 

Fundada en el año 889 D.C por el rey Ananda Malla, la ciudad recibe un nombre que según su traducción literal del sánscrito significa “Ciudad de los Devotos”.

 

 

 

 

 Y por si fuera poco lo de esta ciudad una cosa más, el mejor yogurt del mundo no es griego, es nepalí y se hace aquí en Bakhtapur. Es de leche de búfala y está de muerte.
BODNATH
 Lo más espectacular de Bodnath es su gigantesca estupa, la más grande del mundo. No sólo impresiona por su tamaño, sino por la cantidad de fieles que la rodean moviendo los rodillos de oración sagrados con las manos. Tuvimos la suerte de presenciar la estupa en una noche de luna llena. Cuando cae el día salen todos los fieles a dar 7 vueltas alrededor de la estupa.
 

 

 

 

 

 

Y para terminar os queremos presentar a la caña de España, el grupito español que nos juntamos en Kathmandú. Os echamos de menos chic@s.
Ha sido difícil elegir las fotos para narraros nuestro viaje por Nepal, pero lo hemos hecho con todo nuestro cariño y dedicación.
Otros posts de interés:
Compártelo!